Euskaltel prepara su nuevo plan estratégico con la expansión nacional como clave

Será presentado al consejo de administración próximamente

La teleco culmina su hoja de ruta inicial de integración de filiales

Tienda de Euskaltel.
Tienda de Euskaltel.

Euskaltel sigue dando pasos en su nueva etapa, tras la llegada de José Miguel García al cargo de consejero delegado en junio. Su dirección está trabajando en el diseño del nuevo plan estratégico, que será presentado al consejo de administración en las próximas semanas. Entre otros objetivos, el punto clave será la expansión nacional de la compañía, más allá de sus mercados de origen, País Vasco, Asturias con Telecable y Galicia con R.

De momento, Euskaltel está culminando la hoja de ruta inicial aprobada por el consejo, que se ha centrado en la integración de filiales. El objetivo pasaba por extraer las máximas sinergias posibles junto con la implantación de distintas medidas para ampliar las eficiencias.

El grupo estableció una nueva estructura integrada y más simple, con dos unidades de negocio (residencial y empresa). Además, puso en marcha la integración de la red, los sistemas y la atención al cliente, y lanzó ofertas homogéneas para sus tres marcas regionales junto a campañas de fidelización.

Algunos de los efectos de estas primeras medidas se podrán ver en la presentación de los resultados del tercer trimestre, que tendrá lugar a final de octubre, según señalan fuentes del sector.

Expansión

La intención es iniciar la expansión nacional lo antes posible, para llegar al 85% del mercado español donde todavía no tiene presencia. De momento, la operadora ha acelerado en los pilotos realizados en las regiones limítrofes con sus mercados de origen, que ya están plenamente operativos: Navarra, La Rioja y León, además de Cataluña, en este caso de la mano de RACC.

Uno de los puntos pasaría por el uso de la marca Virgin, a la que considera interesante y que ha sido una de las principales apuestas de Zegona, su primer accionista. En cualquier caso, la decisión final corresponderá al consejo de administración.

La compañía considera que no tendrá problemas para cerrar más acuerdos mayoristas con otras operadoras para el uso de sus redes. De hecho, Euskaltel ya tiene acuerdos con empresas como Orange y Telefónica, entre otras. La teleco cree que, desde el punto de vista mayorista, es un cliente importante para cualquier operador, gracias a su amplia cartera de usuarios (en móvil de contrato, por ejemplo, tiene 1,15 millones de líneas).

La compañía, que se considera como un operador nacional con sede en el norte (al contrario que el resto, cuyas sedes están en Madrid), quiere hacer valer su experiencia en el sector de más de 20 años, apoyándose en su plantilla, que ronda los 600 empleados, además de 3.500 trabajadores indirectos.

En términos financieros, Euskaltel mantiene la capacidad de generación de caja. En el segundo trimestre, el flujo de caja libre operativo se situó en 46,1 millones de euros, ligeramente por debajo de los 50 millones del año anterior. La teleco redujo la deuda un 0,4% en el primer semestre, hasta 1.526 millones, si bien el ratio de apalancamiento está todavía en 4,3 veces el ebitda. El coste medio de la deuda, en su mayoría con bancos e inversores institucionales, está en el 2,55%.

El grupo, que está en proceso de búsqueda de un nuevo presidente no ejecutivo, mantiene sus dividendos, que en el primer semestre supuso un desembolso de 25 millones de euros.

Subida en Bolsa

Acción. En este escenario, la acción de Euskaltel parece haberse estabilizado en el entorno de los 8,50 euros, muy por encima de los 6,56 euros con los que cotizaba hace un año. Desde principios de año, los títulos acumulan una revalorización del 21%, y un 16% desde principios de junio, cuando José Miguel García asumió el cargo de consejero delegado. El precio objetivo medio de los analistas que siguen a Euskaltel es de 8,71 euros, según las estimaciones de Bloomberg. El grupo debutó en Bolsa en 2015 a 9,5 euros por título.

Red. La operadora no tiene intención, por el momento, vender su red para captar recursos con los que financiar la expansión o reducir deuda. Según fuentes del sector, esta opción no está sobre la mesa.

Normas