Operación de salvamento

Duro Felguera negocia con la banca 38 millones en avales para enderezar el rumbo

La aseguradora Cesce blinda 42 de los 80 millones que el grupo necesita y dos fondos se interesan en la compañía para inyectar capital

Sede de Duro Felguera en Madrid.
Sede de Duro Felguera en Madrid.

Duro Felguera está contra las cuerdas. Pero solo necesita 38 millones en avales para salvarse, y ese importe se repartiría además entre siete bancos: Banco Cooperativo, Liberbank, BBVA, Bankia, CaixaBank, Sabadell y Santander. La empresa de ingeniería está al borde del concurso de acreedores desde los últimos meses, y en la última semana mantiene negociaciones a vida o muerte con las entidades.

En agosto, la aseguroradora Cesce, participada en un 50,25% por el Estado, se comprometió a blindar el 60% de los 80 millones en avales que pide la compañía a la banca para seguir adelante. La petición se ha reducido desde los 100 millones solicitados inicialmente. La empresa, con ese balón de oxígeno, podría liberar entre 20 y 30 millones de euros de liquidez que ahora mismo tiene bloqueada, pues ha tenido que emplearla para presentarse a proyectos en los últimos meses, ante la falta de avales bancarios.

DURO FELGUERA 0,32 -4,76%

Al mismo tiempo, la compañía asturiana, pide árnica para los alrededor de 85 millones de deuda con la banca que, según el plan inicial, debe devolver entre 2021 y 2023. Su objetivo es tener el futuro despejado para ese pasivo y sin pagar intereses por él durante siete años. Duro Felguera, con unos 1.500 empleados, tendría controlada sus deudas y podría poner orden en sus negocios para ser viable.

Las entidades financieras le pusieron la cruz a Duro Felguera en marzo, después de que el renovado consejo de administración, por la exigencia de la banca, evaluara todos los proyectos de la empresa y detectara proyectos fallidos por 110 millones de euros adicionales que anotó como provisiones en las cuentas de 2018. Este importe se sumó a los 40 millones ya identificados. Pero los bancos pusieron el grito en el cielo, después de que en julio del año pasado le realizaran una quita por 233 millones y la firma ampliara capital por 125 millones. Fuentes financieras reconocen que la cuantía que la banca ha de inyectar para salvarla es pequeña, pero avisan del riesgo de sentar un precedente.

Duro Felguera ha logrado 47 millones del laudo por el proyecto Roy Hill: se anotó 38 millones en 2018 y otros nueve en el primer semestre, según comunicó ayer. La empresa además tiene a la venta un par de activos por los que prevé ingresar alrededor de 10 millones. Su última bala es un inversor que inyecte capital. Duro Felguera está hablando con dos fondos especializados.

Otra buena noticia es que su ebitda fue de 10,8 millones de euros, lo que contrasta con los -48,2 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Así, el resultado neto en el primer semestre fue de 0,8 millones frente a las pérdidas de 54,9 millones de los seis primeros meses de 2018. La empresa señala que el ebitda "supera la previsión de cuatro millones de euros para 2019 proyectada en el Plan Estratégico 2019-2023".

La empresa invoca la ayuda del Estado

Préstamo partipativo. Fuentes financieras señalan que Duro Felguera ha entablado conversaciones con el Gobierno para que inicie la tramitación de un posible crédito participativo, en principio por 10 millones de euros y después ampliable. Esta ayuda de estado debe ser compatible y debe recibir el visto bueno de Bruselas.

Normas