Banca de inversión

JP Morgan y Morgan Stanley colocan el crédito a Parques Reunidos entre fondos

El préstamo, de más de 900 millones, se colocó íntegramente en euros. El precio final ha sido de 375 puntos básicos

JP Morgan y Morgan Stanley colocan el crédito a Parques Reunidos entre fondos

Los bancos que financiaron al capital riesgo EQT, Corporacion Financiera Alba y al Grupo Bruxelles Lambert para la compra de Parques Reunidos quieren compartir el riesgo de la operación. Por ello negocian con grandes fondos internacionales sindicar el préstamo por 960 millones que le concedieron a los compradores para acometer la operación y refinanciar el pasivo de la compañía, según indican fuentes financieras a CincoDías.

JP Morgan y Morgan Stanley son los bancos coordinadores de la sindicación. El resto de prestamistas de la opa sobre Parques Reunidos son BNP Paribas, ING y Banco Santander, que se sitúan en un segundo escalón.

Tras realizar un road show en Londres y Nueva York, los bancos habían previsto en un principio dividir la colocación en dos tramos, una en euros (de 692 millones) y otra en dólares (de 300 millones), de la que se encargaba en exclusiva Morgan Stanley. Las horquillas de precio manejadas superaban los 400 puntos básicos.

Sin embargo, las condiciones finales han cambiado ligeramente. La banca ha conseguido finalmente rebajar el precio hasta los 375 puntos básicos, pero a cambio ha renunciado al tramo en dólares, según Bloomberg. El pasado viernes 27 de septiembre, en el último día en que recibían órdenes de compra, los bancos consiguieron cerrar el libro con demanda suficiente para culminar la operación.

La principal cuestión que han planteado los inversores es el elevado endeudamiento de Parques Reunidos. Moody's, en el informe emitido para la colocación, ha puesto este aspecto como la principal sombra para la operación. "El endeudamiento es alto y la capacidad de generación de caja estará bajo presión inicialmente, pero la liquidez es adecuada. Si la compañía da evidencias de un desapalancamiento significativo combinado con un reforzamiento del cash flow, puede mejorar su rating en el corto plazo", afirma el informe, que da una nota a la compañía de B2, cinco escalones por debajo del grado de inversión.

Por ello, la compañía se ha comprometido a mantener la deuda bajo control y que esta no supere las 4,7 veces ebitda. A cierre de junio, la compañía contaba con un ebitda de 24,5 millones, mientras que la deuda financiera neta, y que en la mayoría refinanciará con este crédito, era de 905 millones, según sus últimas cuentas.

Normas
Entra en El País para participar