Coyuntura

S&P rebaja la previsión de crecimiento del PIB hasta el 2,2% en 2019 y hasta el 1,7% en 2020

Recorta una décima la estimación para este año y en dos décimas la del próximo ejercicio

S&P rebaja la previsión de crecimiento del PIB hasta el 2,2% en 2019 y hasta el 1,7% en 2020

La agencia de calificación crediticia S&P Global ha rebajado la previsión de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de España hasta el 2,2% en 2019 y hasta el 1,7% en 2020, según se desprende de su estimación trimestral para las economías europeas.

De esta forma, la calificadora de riesgos ha rebajado en una décima la previsión de crecimiento del PIB en 2019 y en dos décimas la de 2020 en comparación con la estimación anterior.

Esta semana, el Banco de España también empeoró sus previsiones sobre el crecimiento económico del país para ambos horizontes. Así, la autoridad monetaria situó en el 2% la estimación de crecimiento del PIB en 2019, cuatro décimas menos, mientras que para 2020 situó el pronóstico en el 1,7%, dos décimas menos.

La institución presidida por Pablo Hernández de Cos procedió al ajuste debido al "notable debilitamiento" de la demanda interna, con un retroceso también importante de la inversión en bienes de equipo, así como al "escaso dinamismo" de las exportaciones y el "empuje reducido" de las importaciones.

S&P también ha modificado sus estimaciones con respecto a la recuperación del mercado laboral. Ahora espera que España cierre 2019 con una tasa de paro del 13,9%, una décima más que la previsión de junio, y con el 13,3% en 2020, tres décimas más.

Para 2021 la revisión al alza ha sido de cinco décimas, hasta el 12,7%, mientras que en 2022 la tasa de desempleo cerrará en el 12,2%, frente al 11,9% pronosticado anteriormente.

En lo que respecta al conjunto de los países de la eurozona, la firma calificadora de riesgos ha decidido elevar en una décima el crecimiento del PIB para 2019 hasta el 1,2%, mientras que para 2020 ha decidido aplicar una rebaja de dos décimas, hasta el 1,1%.

"La debilidad de la eurozona ahora se extenderá hasta 2020, considerando que no vemos ningún repunte en la demanda externa", ha asegurado la agencia de rating. De esta forma, el principal motor económico del club de países que comparten el euro sigue siendo el consumo, por el bajo nivel de paro y el alza de los salarios, aunque S&P ha alertado de que se están empezando a notar las consecuencias de las disputas comerciales en la ralentización del sector manufacturero.

La economía alemana, la mayor de la Unión Europea, crecerá un 0,5% en 2019, una décima menos que la previsión anterior de S&P, mientras que para 2020 ha ajustado la estimación hasta el 0,5%, desde el 1,1% que esperaba en junio.

Francia, de su lado, crecerá un 1,3% tanto en 2019 como en 2020, lo que implica una rebaja de una décima en los dos horizontes. Italia ha mantenido en el 0,1% su previsión de crecimiento para este año y ha recibido una revisión a la baja de una décima, hasta el 0,4%, en el pronóstico para 2020.

Países Bajos también ha observado una caída en la estimación de crecimiento económico para 2020, hasta el 1,3%, tres décimas menos, aunque para 2019 S&P ha mantenido la previsión en el 1,7%.

"La eurozona ha alcanzado un estado que se parece mucho al estancamiento secular: bajo crecimiento y baja inflación con muchas tasas de interés en territorio negativo", ha apostillado S&P.

Normas