Banca de inversión

La familia Amorim, exaccionista de Popular, entra en Ahorro Corporación

El nuevo socio compra casi un 10% de la firma a StormHarbour. Está previsto que la empresa se convierta en banco este año

La familia Amorim, exaccionista de Popular, entra en Ahorro Corporación

Ahorro Corporación, una de las grandes firmas de inversión en España, se reinventa con nuevos y poderosos accionistas. La familia Amorim, una de las mayores fortunas de Portugal, entra en la firma con cerca de un 10% del capital para propulsar su crecimiento en Portugal. La saga lusa ha comprado esa participación a StormHarbour, que queda como accionista minoritario aunque mantendrá una alianza estratégica con la compañía, que espera convertirse en banco antes de fin de año, según fuentes financieras.

El antiguo brazo inversor de las cajas de ahorros remodela su estructura de accionistas. StormHarbour, que adquirió Ahorro Corporación en 2017 junto a Atitlán, la firma de inversión capitaneada por Roberto Centeno, yerno del presidente de Mercadona, Juan Roig, ha vendido la mayor parte de su participación a los Amorim, una de las familias más ricas de Portugal –con unos 4.200 millones de euros, según la revista Forbes– y exaccionista de Popular, donde llegó a controlar en torno a un 8% del capital. La buena noticia es que estos empresarios abandonaron el banco antes de que estallara en junio de 2017.

Ahora, los Amorim vuelven al sector financiero español con su entrada en la sociedad de valores que preside Antonio Fernández, que estuvo 25 años en la firma de inversión y llegó a ser director general hasta diciembre 2014, y que tiene de consejero delegado a Gonzalo Chocano, responsable de StormHarbour en España. Ambos son accionistas de la sociedad de valores con más de un 10% y un 20%, respectivamente. Atitlán, por su parte, controla un porcentaje superior al 40%.

Fuentes financieras señalan que el objetivo de los empresarios lusos es ir elevando su participación de manera paulatina y que StormHarbour salga del capital. Esta, sin embargo, mantendrá una alianza estratégica con Ahorro Corporación, de manera que le seguirá abriendo las puertas en las regiones en las que está presente. Cuenta con oficinas en Londres, Nueva York, Hong Kong, Tokio, Lisboa, Nicosia, Houston, Los Ángeles y Dubái.

La entrada de esta familia propulsará la expansión de Ahorro Corporación en el país vecino. El respaldo de los Amorim, que mantienen buena relación con Antonio Cacorino, presidente global de StormHarbour, les dará el fuelle para crecer en el país. El creador del imperio, Américo Amorim, conocido como el rey del corcho puesto que amasó la fortuna con una empresa familiar que hizo de la corteza del alcornoque su oro negro, murió en 2017. Su hija Paula es una de las herederas que se ha hecho con las riendas del negocio

El importe de la transacción no ha trascendido, si bien la valoración de Ahorro Corporación en el momento de la compra por parte de StormHarbour a las antiguas cajas de ahorros se fijó en unos 32 millones de euros. La sociedad de valores, afectada por el impacto de la directiva Mifid 2, que ha rebajado los márgenes en las operaciones de compraventa en el mercado de los intermediarios, está en pérdidas en lo que va de año. Con todo, fuentes conocedoras de la marcha de Ahorro Corporación anticipan que concluirá el presente ejercicio en tablas (break even o sin pérdidas) o incluso con ligeras ganancias.

Entre enero y junio, sus pérdidas eran de 1,4 millones de euros, frente a los números rojos de 4,5 millones del mismo periodo de 2018. Las fuentes consultadas señalan que el cierre de diversas operaciones en la recta final de 2018 salvará el año.

La firma vendió además su plataforma de fondos a la firma sueca MFEX, un competidor de Allfunds, por 4,9 millones de euros en marzo del año pasado, que cerró con plusvalías. El año pasado, Ahorro Corporación perdió 6,6 millones de euros (véase gráfico) debido a los gastos de su último proceso de reestructuración que supuso la salida de 16 profesionales, con un personal que se disparó por encima de los 10 millones de euros, debido a las indemnizaciones de más de dos millones de euros. A cierre de 2018, su plantilla era de 98 personas.

La empresa, desde su reformulación, ha insistido en su vocación de convertirse en una boutique de asesoramiento financiero. El objetivo de Ahorro Corporación, que el año pasado abandonó el edificio histórico del paseo de la Castellana de Madrid para ahorrar costes, es mantener el negocio de intermediación en renta variable y fija como fuente de ingreso recurrente, pero especializarse en el asesoramiento para fusiones y adquisiciones.

Normas