El dueño de Desigual aprobó un dividendo de 320 millones pese al hundimiento del beneficio

La firma redujo su beneficio neto un 93%, a 3,3 millones

Thomas Meyer, fundador y dueño de Desigual.
Thomas Meyer, fundador y dueño de Desigual.

Pese a encadenar en 2018 el cuarto ejercicio consecutivo con caídas de ventas y al desplome de su beneficio, el fundador y máximo propietario de Desigual, Thomas Meyer, se adjudicó un dividendo récord de 320 millones el año pasado, tal y como se refleja en las cuentas individuales de Abasic SL, la sociedad bajo la que opera la cadena de moda.

Esa cantidad superó los 107 millones que se repartieron a la conclusión del ejercicio 2014. Entonces, Desigual llevó a cabo una ampliación de capital para dar entrada por primera vez a un inversor externo, el fondo francés Eurazeo. Este pagó 285 millones por el 10% de la firma, lo que dejaba al empresario suizo Thomas Meyer con el 89,1% del accionariado, a través de su sociedad La vida es chula SL.

Una situación que se revirtió el año pasado. El 2 de agosto de 2018, Desigual confirmaba que Meyer recompraba el 10% del capital en manos de Eurazeo por 142 millones de euros, como detalló la propia firma francesa, la mitad de lo que abonó en 2014.

Esto se produjo el 2 de agosto. En sus cuentas anuales, la compañía explica que “en agosto de 2018”, sin especificar la fecha concreta, “la junta general de socios aprobó la distribución de un dividendo por importe de 320 millones de euros”.

De esa cantidad, 269,3 millones fueron cargados a reservas, 45,7 millones a prima de emisión y 5 millones a cuenta del ejercicio 2018. Este diario no ha podido confirmar si la mencionada junta se produjo justo antes o después de la venta del paquete de Eurazeo. De haber sido antes, en todo caso, el empresario suizo se garantizaba 285 millones, más que suficientes para financiar la recompra del 10% de Eurazeo. Teniendo en cuenta que lo hizo pagando la mitad de lo que le costó al grupo francés en 2014, la operación ha sido redonda para Meyer.

Mientras tanto, De­sigual continúa con un desempeño más que irregular. Aunque Abasic no ha depositado aún cuentas consolidadas, las individuales reflejan un beneficio de 10 millones de euros, y explican que, efectuada la consolidación, esa ganancia disminuye en 6,7 millones, hasta los 3,3. Una caída del 93% respecto a los 47 millones ganados en 2017, y la cifra más baja desde, al menos, 2008.

Las ventas también cayeron de forma considerable, cerca de un 16%, hasta los 655 millones de euros durante 2018.

Nueva marca para revitalizar el negocio

Del revés. Desigual desveló en junio pasado su nueva identidad de marca, volviéndola del revés. Ha sido la última acción que ha llevado a cabo para dar nuevos bríos a su negocio. En su informe de gestión de 2018, la compañía habla de un proceso de transformación iniciado en 2015 con un horizonte a cinco años “para volver a crecer”.

Normas