Telefónica sitúa la consolidación entre las tendencias claves del sector en Brasil

Apuesta por la banda ancha, el 5G y el internet de las cosas

Destaca la mejora de las perspectivas de la economía brasileña

Sede de Telefónica Brasil.
Sede de Telefónica Brasil.

Telefónica ha vuelto a reiterar su posición como operador líder en Brasil, indicando que está bien posicionada para capturar las futuras oportunidades de crecimiento. En su presentación corporativa correspondiente a septiembre, Telefónica Brasil describe cinco tendencias claves para el conjunto del sector.

En primer lugar destaca la consolidación del mercado, indicando que hay una mejora escenario competitivo, dentro de un mercado intensivo en capital con un marco fragmentado de operadores de banda ancha fija. Durante el verano ha habido algunas operaciones, como la protagonizada por Vero Internet, que ha adquirido varias telecos locales. En el sector también se está a la espera de que se cierre la compra de Nextel por parte de Claro.

Además, Telefónica apunta a la aceleración de los despliegues de fibra. La banda ancha fija mantendrá tasas de crecimiento de dobles dígitos en los próximos años, debido a la baja penetración de estos servicios (18%).

La compañía habla de la preparación para el 5G, señalando que la subasta de 2020 será el despegue de esta tecnología en Brasil. “A corto plazo, las telecos se enfocaran en el 4G y la fibra”, dice la empresa.

De igual forma, Telefónica indica que el sector se está enfocando en la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos, indicando que las telecos van a jugar su papel en los servicios digitales, además de establecer acuerdos con los OTT.

Por último, Telefónica cree que habrá una masificación del internet de las cosas. Un negocio que ganará tracción con la gestión de flotas de vehículos, la agricultura, los edificios inteligentes y las smart cities.

Telefónica destaca la mejora de la economía brasileña así como la nueva ley de telecomunicaciones, que permitirá a la compañía desbloquear valor. La empresa indica que la regulación aprobada por el Senado hace pocos días permitirá a las compañías de telefonía fija pasar de un régimen de concesiones a otro de autorizaciones. Además, las operadoras podrán invertir menos en cobre y concentrarse en nuevas tecnologías como la fibra, mientras que en el ámbito móvil permitirá a las telecos renovar automáticamente las licencias de espectro además de permitir la creación de un mercado secundario de espectro.

Con respecto a la economía brasileña, Telefónica señala que hay una mejora de la confianza por los avances en reformas como la de las pensiones; la ambiciosa agenda económica; la recuperación del empleo y la presión a la baja de la inflación, con la estabilidad a largo plazo de la moneda.

En la presentación, la compañía destaca la fuerte inversión en el despliegue de fibra hasta el hogar, donde ha alcanzado ya las 152 ciudades, con 2,2 millones de clientes, así como su estrategia de alianzas para convertirse en un hub de soluciones.

Telefónica defiende su fuerte generación de flujo de caja libre, incluso pese a las inversiones, que respalda la alta remuneración a los accionistas.

Oi, favorecida por la nueva ley

Bonos. La nueva ley de telecos en Brasil parece haber favorecido a Oi, uno de los principales rivales de Telefónica en Brasil. Sus bonos registraron una recuperación la pasada semana, una vez que la regulación recibió el visto bueno del Senado. En el mercado se apunta a que Oi tendrá vía libre para poner en marcha su plan para vender activos no estratégicos por 2.000 millones de dólares.

Operaciones. En el mercado han vuelto las especulaciones sobre posibles operaciones corporativas en torno a Oi. De hecho, Telefónica estaría estudiando la opción de comprar activos de esta teleco, según publicó ayer El Confidencial. Las acciones de Oi llegaron a dispararse cerca de un 10%, si bien se fueron desinflando a lo largo de la sesión.

Normas