Catástrofe

Sánchez dice que Gobierno “no va a escatimar” recursos para responder al temporal

El presidente visita las zonas afectadas por las inundaciones en Alicante y Murcia

Pedro Sanchez sobrevuela en helicóptero zonas inundadas de Orihuela
Pedro Sanchez sobrevuela en helicóptero zonas inundadas de Orihuela AFP

La gota fría que desde el jueves azota el sureste peninsular se ha cobrado ya la vida de seis personas, ha obligado a evacuar al menos a otras 3.500. El hallazgo esta mañana de un hombre de 41 años en Orihuela (Alicante) ha elevado la cifra de víctimas mortales de una "crisis de protección civil" que, según ha vaticinado el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aún no ha terminado, pero que el Ejecutivo tratará de paliar.

En una visita a las zonas más afectadas por el temporal, Pedro Sánchez ha asegurado que el Ejecutivo central "no va a escatimar" ningún tipo de recurso material y humano para dar respuesta a la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), que ha calificado como un "extraordinario fenómeno meteorológico". 

Sánchez ha asistido primero Orihuela junto al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, y el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, para visitar el operativo del puesto de mando que está coordinando las tareas de rescate en la Vega Baja del Segura. Y allí, ha respondido a los vecinos que han pedido ayuda al Gobierno con el siguiente mensaje: "Vamos a estar ahí". 

Después, Sánchez se ha trasladado al municipio murciano de Los Alcázares, donde ha urgido una "respuesta coordinada interinstitucional" para asistir a las zonas afectadas, aunque aún es "muy prematuro" cuantificar los daños que han sufrido. 

Tras reunirse con las principales autoridades regionales y locales en el Centro de Coordinación de Emergencias de Los Alcázares, uno de los municipios más afectados por las fuertes lluvias de los tres últimos días, Sánchez ha considerado "factible" que el Gobierno central declare las áreas afectadas como zona catastrófica, pero ha pedido esperar a que baje la lámina de agua para evaluar completamente los daños.

"El Gobierno de España va a ayudar y a reconstruir y recuperar, desde el punto de vista material, no del emocional porque se habrán perdido muchas cosas, los daños ocasionados por la DANA", ha subrayado.

El jefe del Ejecutivo ha mostrado el "compromiso político" de su gabinete y ha concretado que los afectados por la gota fría "tienen que saber" que se pueden recuperar "muchos de los daños" ocasionados por la DANA.

Así, ha explicado que las delegaciones del Gobierno en las comunidades autónomas afectadas ya están empezando a trabajar sobre los daños causados por la DANA, pero ha aclarado que "todavía es muy pronto" para determinar el alcance de los mismos para los municipios y para un sector "tan importante" para la Región de Murcia como es el agrícola.

Tras mostrar la solidaridad del Gobierno con los afectados y las condolencias a los familiares de las víctimas de este episodio de fuertes lluvias torrenciales, Sánchez ha reivindicado la cooperación y la coordinación institucional entre las Administraciones central, autonómicas y locales en esta "crisis de protección civil".

Por su parte, el ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, ha comprometido todos los medios administrativos y financieros que estén al alcance del Ejecutivo para paliar los efectos de un temporal "de dimensión desconocida en intensidad, duración y espectro geográfico".

Más de 1.100 militares de las fuerzas armadas están desplegados en la región de Murcia y la provincia de Alicante para auxiliar a la población afectada por las lluvias torrenciales: más de 800 efectivos de la UME, 170 del Ejército de Tierra, 96 de la Armada y 92 del Ejército del Aire, además de vehículos, camiones, embarcaciones, drones y helicópteros

El presidente también ha mantenido una reunión con los responsables del operativo en el Puesto de Mando Avanzado, en el Centro de Seguridad de Los Alcázares, una reunión a la que ha asistido el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, y el delegado del Gobierno, Francisco Jiménez, entre otros. López Miras ha indicado que "ahora es el momento de lo importante", en referencia a salvaguardar la integridad física de los vecinos de los municipios afectados.

Sin embargo, ha añadido que, posteriormente, habrá que "ir más allá" y evitar "en la medida de lo posible" lo ocurrido en los últimos días con un plan de infraestructuras dotado con suficientes recursos.

Mientras, el alcalde de Los Alcázares, Mario Cervera, cuyo municipio ya sufrió una grave inundación en diciembre de 2016, ha asegurado que la localidad "necesita una solución" para dejar de ser el "embudo de la Región". "No puede seguir este miedo", ha añadido antes de pedir obras e infraestructuras para evitar situaciones similares.

Finalmente, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), Mario Urrea, ha advertido de que una "inundación extraordinaria" como la causada por la DANA es "incontrolable", pero ha apuntado que el encauzamiento de la rambla de El Albujón, cuya inversión supone más de 50 millones de euros, minimizaría los daños.

En estos momentos, Urrea ha señalado que los dos puntos más conflictivos en la cuenca se encuentran en el río Segura a su paso por El Raal (Murcia), donde se ha roto la mota, y en Almoradí (Alicante), donde ha habido una "rotura muy importante" del muro, por lo que personal de la CHS están actuando para intentar reparar las averías.

Normas