Telefónica desbloqueará activos por 922 millones con la nueva ley de telecos de Brasil

El Senado da el visto bueno a la esperada legislación

La ley facilitará la venta de activos, el despliegue de redes y las fusiones

Tienda de Vivo, la marca comercial de Telefónica Brasil.
Tienda de Vivo, la marca comercial de Telefónica Brasil.

Telefónica Brasil estará en disposición de desbloquear activos por un importe de 4.135 millones de reales (unos 922 millones de euros), según las estimaciones del banco brasileño ItaúBBA, con la aprobación esta misma semana en el Senado brasileño de la nueva ley nacional de telecomunicaciones, conocida como PLC 79. Brasil es un país clave para Telefónica al aportar más de un 20% de sus ingresos.

La nueva ley reducirá las restricciones de las operadoras para la venta de activos. En términos generales, busca impulsar la inversión en banda ancha en zonas remotas, y permite a las operadoras poseer directamente activos de telecomunicaciones, como torres de móvil y otros bienes inmobiliarios, que podrían vender si quieren.

Así, bajo el régimen actual de concesiones, las compañías no podían monetizar activos utilizados con anterioridad para los servicios de voz de telefonía fija, y son considerados reversibles. Bajo el futuro régimen de autorización, la definición de activo reversible dejaría de aplicar, permitiendo la monetización de los activos. “Los activos inmobiliarios son los más rentabilizable”, dice ItaúBBA.

En estas circunstancias, en el mercado no se descarta una oleada de ventas de activos, de la que se beneficiarían todas las operadoras, especialmente Telefónica y su rival Oi, inmersa todavía en situación de concurso de acreedores (la mayor de la historia del país sudamericano)

En esta línea, según Goldman Sachs, la nueva normativa reduce las cargas regulatorias al eliminar algunas obligaciones e incertidumbres que han estado impidiendo la inversión en banda ancha fija.

En este caso, las obligaciones que actualmente tienen asumidas por las operadoras bajo el actual régimen de concesión podrían cambiarse por inversiones de banda ancha asignadas por el regulador Anatel, si las telecos deciden migrar al régimen de autorización. De esta forma, con un despliegue en banda ancha más eficiente los costes para las compañías serían menores de lo previstos por el regulador, lo que supondría una mayor creación de valor para la empresa.

Además, la ley mejora el marco regulatorio para las operadoras de telefonía móvil permitiendo extender las licencias de espectro, mientras que se habilita la constitución de un mercado secundario para la compraventa de derechos de uso del espectro.

Fusiones

De igual forma, abre la vía a una mayor consolidación en el mercado brasileño, algo que han pedido las operadoras. Hace pocos días, las autoridades de la competencia aprobaron la compra de Nextel Brasil por parte de Claro, filial de América Móvil.

La ley debe ser firmada por el presidente Jair Bolsonaro, si bien parece que solo será un trámite dado su apoyo a esta legislación.

La aprobación de la ley fue bien vista por las bolsas. Oi subió un 4%, por algo más de un 1% de Telefónica Brasil, que gana más de un 15% desde enero. ItaúBBA cree que la venta de estos activos supondrá un valor de 2,4 reales por acción para Telefónica Brasil, que ahora cotiza en 53 reales.

Normas