Los viajes de negocios quieren huir del alto standing

Los desplazados por trabajo quieren destinos menos convencionales y actividades cotidianas y auténticas

Crece el interés de Sevilla como destino para estos viajes.
Crece el interés de Sevilla como destino para estos viajes. GETTY

Desde hace ya varios años, los viajes de empresa van más allá de los madrugones de hotel y las reuniones eternas. El bleisure, una tendencia que combina el ocio y el esparcimiento con las tareas propias de los desplazamientos por motivo de trabajo, consiguió hacerse un hueco en el sector allá por 2015. Y todo apunta a que, al menos en el medio plazo, esta categoría ha llegado para quedarse. Sin embargo, esta modalidad va evolucionando, y según las estimaciones de la operadora de viajes de negocios CWT, tenderá cada vez más hacia la autenticidad y originalidad de los viajes.

Es lo que se desprende del Informe 2020 sobre tendencias futuras en reuniones y eventos, presentado este martes a nivel global por la compañía. Por un lado, explican desde la firma, se está produciendo un interés creciente por los destinos poco convencionales, que escalan posiciones en detrimento de los lugares más típicos hasta la fecha para organizar este tipo de eventos, como Londres, Milán, Nueva York o Barcelona. Pero además, los nuevos viajeros buscan vivir el destino como lo hacen los locales, huyendo de la categoría de turista de alto standing, tan asociada a los desplazamientos corporativos de alto copete. Esto lleva a que con cada vez más frecuencia las actividades y eventos más especiales y exclusivos pierdan fuelle, transitando hacia modelos más habituales, en cierta manera cotidianos, y también más sostenibles.

Según los datos que maneja CWT, este es un mercado que hoy en día mueve alrededor de 760.000 millones de euros cada año, con una previsión de crecimiento del 8% para 2020, por lo que es fundamental que las organizaciones que envían a sus empleados alrededor de todo el mundo conozcan las tendencias que estimulan el sector.

Otra de estas novedades, también ligada al concepto de autenticidad, son los incentivos sostenibles y medioambientales, que cobrarán protagonismo en 2020 debido a la creciente importancia que los viajeros de las nuevas generaciones otorgan a la lucha contra el calentamiento global. Entre estas actividades se incluyen la reforestación de los bosques, la limpieza de las playas y otros esfuerzos para cuidar el medioambiente.

En 2024, avisa Derek Sharp, vicepresidente sénior y director ejecutivo de CWT Meetings & Events, la mayoría de los viajeros de negocios pertenecerá a la generación milenial, a la que sigue la Z, cuyos miembros son los primeros nativos digitales, que no han conocido un mundo sin internet, smartphones o aplicaciones. “Estos viajeros jóvenes valoran por encima de todo la experiencia, la autenticidad y la participación. No se conforman con asistir a eventos, sino que utilizan la tecnología para contribuir activamente en la experiencia”. Por eso, añade, los organizadores están respondiendo con innovaciones que ponen el énfasis en la capacidad de personalizar las experiencias, junto con formas de medir el grado de implicación.

Estos cambios también están impulsando el posicionamiento de nuevos destinos, hasta ahora poco transitados en lo que al turismo de negocios se refiere. En Europa, Manchester, Oporto, Roma, Niza y Sevilla se posicionan como ciudades en alza. Al otro lado del mundo, en Asia, lo mismo les sucede a localidades como Hanoi (Vietnam), Macau y Dalian (China), Kuala Lumpur (Malasaia) o Perth (Australia). En Estados Unidos cogen fuerza urbes como Portland, Austin, Minneapolis, Indianapolis o Houston. Y en América Latina, por su parte, Guadalajara y Puebla (México), Quito (Ecuador) y Campinas y Porto Alegre (Brasil) empiezan a seducir a las empresas.

Todo esto, recalcan desde la organización, también ha planteado algunos problemas de seguridad a las empresas: un 42% de los viajeros está sujeto hoy a evaluaciones de riesgo previas a su desplazamiento como parte del proceso de aprobación del mismo, un 5% más respecto al año anterior. “Vemos que cada vez más eventos se llevarán a cabo en ciudades más remotas, donde el acceso a la atención médica es inferior al estándar, y donde la seguridad es algo más volátil”, explica Aditya Luthra, directora de consultoría de seguridad en International SOS, una de las empresas que trabaja con CWT. Por eso, para prepararse ante estos riesgos, las compañías especializadas brindan a los clientes evaluaciones de riesgo previas y cobertura total durante su estancia.

También hay otros riesgos para el sector, derivados principalmente de la guerra comercial entre EE UU y China, que está creando un clima de incertidumbre generalizada entre la comunidad empresarial de cara a 2020. Otros factores como el riesgo de Brexit duro o las protestas de Hong Kong, recuerdan desde CWT, contribuyen a avivar la llama.

Normas