Distribución

Dia filializa inmuebles y parte de sus tiendas para cumplir con la banca

La compañía pactó con los acreedores dar garantías con tiendas por el 58% del ebitda e inmuebles en España

Dia filializa inmuebles y parte de sus tiendas para cumplir con la banca

Dia da los últimos pasos para cumplir los compromisos que entabló con los bancos acreedores en junio, en el marco de la refinanciación de su deuda. Ha creado una sociedad a la que transmitirá tiendas por el 58% del ebitda restringido y sus activos inmobiliarios en España.

La cadena de supermercados ha constituido la sociedad Dia Finance, según aparece en el Borme de ayer. Con un capital social de 3.000 euros, está operativa desde el pasado 2 de agosto. Su accionista único es la propia Dia y sus apoderados el consejero delegado, Karl-Heinz Holland, y el director financiero, Enrique Weinckert Molina.

La junta de accionistas celebrada el 30 de agosto dio luz verde a los últimos flecos de la refinanciación. Entre ellos se encontraba la constitución de filiales "no operativas" y la transmisión a ellas activos y pasivos de la matriz, a excepción de los 600 millones en bonos, los activos no transmisibles por motivos legales, los que "afecten de forma sustancial" al negocio de la empresa, los que su transmisión tenga un coste de más de cinco millones y aquellos en los que la operación suponga la ruptura de contratos de arrendamiento.

Los once de bancos que forman el sindicato de Dia (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Barclays, Société Génerale, ING, BNP Paribas, Deutsche Bank y Bank of Tokyo-Mitsubishi) exigían garantías adicionales para prestar dinero a Dia y mantener abiertas sus líneas de pago a proveedores, dada la complicada situación del grupo. Su principal accionista –el fondo Letterone, controlado por el magnate ruso Mijail Fridman– accedió a constituir estas filiales, que son prenda del préstamo, en caso de impago de la cadena de supermercados.

Todavía queda pendiente que Dia transfiera a filiales similares a la que registró ayer sus participaciones en el extranjero, como también pactó con los acreedores. Es decir, las filiales portuguesa, brasileña y argentina. El hecho relevante que informó del pacto con la banca sí matizaba que esto se haría así siempre que "sea viable desde el punto de vista legal, fiscal y regulatorio".

Normas