Argentina establece controles de divisas ante la salida de capitales

Empresas e instituciones deberán tener permiso para comprar divisas, y los exportadores repatriar las suyas

Imagen de una casa de cambio en Buenos Aires.
Imagen de una casa de cambio en Buenos Aires. AFP

El Gobierno de Mauricio Macri, que una semana después de tomar posesión levantó los controles de divisas en Argentina, ha anunciado nuevas barreras cambiarias ante una crisis que está agotando las reservas de divisas del país. El Ejecutivo publicó el domingo por la noche un decreto por el que se autoriza al Banco Central a restringir las compras de dólares, una vía para frenar la salida de capitales. El peso argentino se ha depreciado un 25% desde que el 11 de agosto el candidato peronista Alberto Fernández ganara las elecciones primarias, anticipo de su probable triunfo en las presidenciales.

 Con la nueva medida, publicada en la web del Boletín Oficial, el Banco Central determinará los casos en que las compras de divisas en el mercado de cambios y las transferencias al exterior requerirán autorización previa. La firmas exportadoras no podrán acumular dólares, y deberán cambiarlos por pesos cinco días después del cobro. No se han fijado controles sobre la importación o la salida de dólares para el repago de deudas. Pero, por ejemplo, las empresas locales no podrán comprar dólares para amortizar deuda antes de tiempo.

Las restricciones, “distinguiendo la situación de las personas humanas de la de las personas jurídicas”, según el decreto, no impedirán a los ciudadanos retirar dólares de sus cuentas, pero no podrán comprar más de 10.000 dólares mensuales ni hacer transferencias por esta cantidad.

La medida llega solo días después de que el ministro de Finanzas anunciara una prórroga en los vencimientos de la deuda a corto plazo y la renegociación de la deuda de más largo plazo, también ante la presión de unos mercados que cotizan la deuda argentina al 40% del nominal. S&P puso la deuda en país en “impago selectivo” el viernes. El Banco Central también ha solicitado a las entidades financieras del país que pidan una autorización previa para repartir dividendos a sus matrices.

Las medidas llevan la firma de Macri y el sello del nuevo ministro de Finanzas, Hernán Lacunza, que debe pilotar la economía del país al menos hasta que el Gobierno que salga de las elecciones (el 27 de octubre se celebra la primera vuelta) tome posesión el 10 de diciembre.

El decreto alega que “ante diversos factores que impactaron en la evolución de la economía argentina y la incertidumbre provocada en los mercados financieros”, el Ejecutivo “se vio en la necesidad de adoptar una serie de medidas extraordinarias tendentes a asegurar el normal funcionamiento de la economía, sostener el nivel de actividad y empleo y proteger a los consumidores”.

La salida de capitales se ha acelerado a medida que aumentaba la presión contra el peso. Se calcula que el país ha perdido en reservas, más de 10.000 millones de dólares en poco más de tres semanas en un empeño del Banco Central para tratar de estabilizar el tipo de cambio frente al dólar.

Normas