“Hay una parte de la inversión en megatendencias que es cuestionable”

Stefan Blum, gestor del fondo del sector sanitario BB Adamant Medtech de Bellevue AM

Stefane Blum, gestor del fondo  BB Adamant Medtech de Bellevue AM.
Stefane Blum, gestor del fondo BB Adamant Medtech de Bellevue AM.

Stefan Blum lleva más de una década gestionando un fondo que invierte en empresas del sector sanitario. BB Adamant Medtech, de la gestora suiza Bellevue, administra activos por valor de más de 700 millones de euros y es uno de los mejores de su categoría. En los últimos tres años, el rendimiento medio anual obtenido ha sido del 16,6%. En lo que va de ejercicio se ha revalorizado casi un 20%. El vehículo tiene más de 20 años de historia, aunque solo lleva 11 abierto a todos los públicos. Para Blum, el auge de este sector se mantendrá durante mucho tiempo.

¿De dónde viene el interés por invertir en compañías del sector sanitario?

A muchísimos inversores nos interesa este sector. Está impulsado por tendencias muy potentes, como la demografía o el crecimiento de las clases medias. También es atractivo porque presenta retornos altos y estables, algo poco habitual.

¿Cómo logra una rentabilidad tan elevada con volatilidad controlada?

El 80% de nuestra cartera son grandes compañías, principalmente estadounidenses, que tienen presencia global y un gran poder de mercado. Esto nos otorga mucha fiabilidad, porque la demanda de servicios médicos no es cíclica. Esto lo combinamos con un 20% invertido en empresas médicas de nueva creación, con una elevada inversión en innovación. En esta parte apostamos sobre todo por una amplia diversificación, para no jugárnosla.

No invierten en farmacéuticas...

No, porque es un sector muy estancado, con problemas para innovar. Tampoco invertimos en firmas de biotecnología, que tienen una dinámica muy especializada. En cambio, sí invertimos cada vez más en firmas de salud digital.

¿Qué tipo de tecnología desarrollan las empresas en las que invierten?

Hay empresas que fabrican bombas de asistencia coronaria, que están conectadas a través de internet, lo que permite monitorizar constantemente al paciente a distancia. También tienen un centro de control, que hace que un enfermero o un médico se desplacen inmediatamente a casa del paciente en caso de que haya alguna anomalía.

¿Alguna europea?

Invertimos en la holandesa Philips, que ahora es una compañía centrada en la salud, con una estrategia digital muy clara. En las resonancias magnéticas, la clave no está en la máquina, sino en los programas informáticos que analizan las imágenes para que los expertos determinen si hay un cáncer o un aneurisma en la aorta. Ellos no venden solo la máquina, sino un sistema de inteligencia artificial que facilita el diagnóstico.

¿Cuáles son sus principales posiciones?

Tenemos participación en grandes grupos como Abbott o Medtronic. En este sector es clave el tamaño. Hay que ser capaz de realizar grandes despliegues logísticos, tener mucho contacto con los reguladores más importantes. Si estas empresas compiten en segmentos contra tres o cuatro grandes competidores, el mercado funciona muy bien. Con fuerte competencia, pero con grandes barreras de entrada.

¿Han crecido mucho gracias a las inversiones en megatendencias?

El enfoque de las megatendencias respalda nuestro enfoque de inversión. Aunque hay algunas partes de esta nueva oleada que son cuestionables. Por ejemplo, yo más que invertir en compañías de blockchain, buscaría empresas que aplican esta tecnología para dar soluciones interesantes para sus clientes. Pasa lo mismo con la robótica o los coches autónomos. No es fácil identificar cuál va a ser la mejor inversión. Dentro de nuestro ámbito de inversión, sí que podemos identificar firmas que utilizan este tipo de tecnologías para soluciones sanitarias muy específicas.

Ustedes prefieren una mayor especialización...

Ofrecemos un producto muy enfocado y es el inversor el que decide si le interesa la propuesta o no. Con los fondos de megatendencias a veces vas en todas las direcciones. Pasaba un poco igual a principios de los 2000, con los fondos de internet. Llegó un punto que todas las empresas eran internet. Un banco podía estar en el fondo porque había sacado una filial online. Ahora, Google invierte cientos de millones de dólares en soluciones médicas, pero su acción no está condicionada por la evolución de estas inversiones.

¿Qué le parece el proyecto de Warren Buffett, Amazon y JP Morgan para tratar de reducir los costes médicos de sus empleados?

Creo que tiene mucho sentido. Quieren simplificar procesos, recortar el número de intermediarios y reducir los gastos en seguros médicos, sin deteriorar la calidad del servicio. Las aseguradoras acabaran colaborando con ellos.

¿Cómo lo podrían hacer?

Se están planteando que cada compañía, si tiene muchos empleados, tenga unos pocos hospitales de referencia. Si un trabajador tiene un problema, la empresa le pagaría el traslado a otra ciudad donde esté el hospital. Así se podrían ahorrar muchos costes. También se plantean apostar por hospitales con especialización quirúrgica. Así el servicio sería mejor, y más barato.

Normas