Telefónica cierra la venta de su filial en Panamá y acelera con la estrategia de desinversiones

Están pendientes las ventas de las divisiones de El Salvador y Costa Rica

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Nuevo paso de Telefónica en el proceso de desinversión de sus filiales en Centroamérica. La compañía ha comunicado hoy que ha transmitido la totalidad del capital social de Telefónica Móviles Panamá a Cable Onda, una subsidiaria de Millicom International Cellular, por un precio de 594 millones de dólares (unos 536 millones de euros al tipo de cambio actual).

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la teleco explica que tras el cierre de esta operación, ha completado la venta de tres de sus operaciones en Centro América (Guatemala, Nicaragua y ahora Panamá) por un precio conjunto de 1.356 millones de dólares. De ellos, el 60%, valorado en 814 millones de dólares, corresponde a Telefónica. El otro 40% estaba en manos, desde 2013, del Corporación Multi Inversiones.

Fuentes del mercado indican que los múltiplos alcanzados siguen siendo muy superiores a los múltiplos a los que cotiza el sector en Latinoamérica, cuya media es de cinco veces el ebitda de 2018, o de incluso la propia Telefónica, ronda en seis veces el ebitda, según Bloomberg.

La operadora española señala en el citado hecho relevante que todavía están pendientes de cierre las ventas de El Salvador y Costa Rica.

Durante enero y febrero de 2019, Telefónica anunció la venta de todas sus operaciones en Centroamérica por un importe agregado (enterprise value) de 2.298 millones de dólares (unos 2.025 millones de euros, con un múltiplo implícito conjunto de 7,4 veces el oibda de 2018 estimado de todas las compañías y una reducción estimada de deuda de alrededor de 1.400 millones de euros.

La compañía ha recordado que esta operación se enmarca dentro de su política de gestión de cartera de activos, basada en una estrategia de creación de valor, optimización del retorno sobre el capital y posicionamiento estratégico.

“Asimismo, complementa el objetivo de reducción de deuda y fortalecimiento de balance, en un escenario de generación de caja creciente, que a la vez permite mantener una remuneración al accionista sostenible y atractiva”, indica la compañía.

Telefónica situó su deuda financiera neta a final del primer semestre en 40.230 millones de euros, 844 millones menos que a la conclusión de 2018. La compañía se vio favorecida por la generación de caja libre, que ascendió a 2.756 millones de euros, y las desinversiones financieras netas, que sumaron 321 millones, principalmente por la venta de las filiales en Nicaragua y Guatemala, junto a la aseguradora Antares.

De incluirse otras desinversiones cerradas con posterioridad a la conclusión del primer semestre del año, como la venta de los centros de datos a la gestora Asterion además de otras desinversiones pendientes en las filiales de Centroamérica (valoradas en su conjunto en 1.500 millones de euros), la deuda total de Telefónica se situaría en 38.700 millones de euros. Así, el ratio de apalancamiento bajaría de 2,62 a 2,56 veces el oibda.

Avance de Millicom

Para Millicom, esta es la segunda transacción cerrada desde que en febrero anunció un acuerdo con Telefónica para adquirir sus filiales en Panamá, Nicaragua y Costa Rica. Con la adquisición de Telefónica Móviles Panamá, Millicom incorpora cerca de 1,6 millones de clientes, con una cobertura de red 4G del 80% de la población.

Normas
Entra en El País para participar