Mediaset acusa a Vivendi de dañar el precio de la acción

El grupo de televisión acusa a su accionista francés, con un 28,8%, de desacreditar la fusión de la matriz y su filial española

El director ejecutivo de Mediaset, Pier Silvio Berlusconi.
El director ejecutivo de Mediaset, Pier Silvio Berlusconi.

La batalla se recrudece en Mediaset a cuenta de la fusión entre la matriz italiana y su filial española anunciada el 7 de de junio. El grupo italiano ha enviado un documento al supervisor italiano de los mercados, Consob, equivalente a la CNMV española, en el que acusa a Vivendi de actuar, "una vez más, para socavar el precio de las acciones del grupo".

El grupo controlado por la familia Berlusconi ataca frontalmente a su segundo mayor accionista, que no tiene representación en el consejo de administración, después de que varios medios de comunicación, entre ellos CincoDías y antes Bloomberg, publicaran ayer que Vivendi se opone a la operación de integración anunciada hace dos meses y medio. Los Berlusconi controlan el 42% de Mediaset Italia a través de Fininvest, mientras que Vivendi tiene un 28,8%. 

MEDIASET 5,98 -0,07%
VIVENDI 25,10 0,16%

En el comunicado, Mediaset Italia clama contra su segundo mayor accionista. "De hecho, como ya ocurrió en julio, en cuanto Mediaset toca los 3 euros por acción, una cota notablemente por encima del precio de separación [2,77 euros por título] Vivendi filtra noticias no confirmadas con la clara intención de hacer descarrilar la fusión". El diario italiano La Stampa publicó el 5 de julio que Vivendi consideraba la venta de su participación. 

Vivendi también solicitó una junta de accionistas para revocar el sistema de acciones de lealtad propuesto en el acuerdo de fusión y lanzó un comunicado en el que aseguró que Berlusconi quería hacerse con el control de Mediaset con descuento, lo que va en contra del interés de todos los minoritarios. El grupo galo aseguró en una nota que el precio de separación en efectivo de 2,77 euros por título está "muy por debajo del valor intrínseco de la empresa".

Mediaset pide al supervisor que obligue a Vivendi a aclarar oficialmente, de forma "pública
e inequívoca", cuáles son "sus intenciones reales con respecto a la operación anunciada el 7 de junio" y que se votará en las juntas de accionistas de Mediaset Italia y España el 4 de septiembre.

En el acuerdo de integración se abre la puerta a que los accionistas que no estén de acuerdo  se marchen con dinero contante y sonante. Los accionistas de la empresa española tienen la opción de salir a 6,5444 euros por acción y los de la italiana, a 2,77 euros. Pero esta opción no es ilimitada. 

El dinero reservado para los accionistas del grupo de televisión que quieran abandonar el capital asciende tan solo a 180 millones de euros. La valoración de la empresa conjunta suma unos 4.000 millones de manera que, en principio, exige que dueños del 95,6% acepten el canje. Cierto es que, antes de emplear ese dinero, existe la posibilidad de que los actuales accionistas adquieran directamente los títulos a los que quieran el dinero e incluso se contempla buscar terceros inversores para que compren acciones. Incluso se puede renunciar a esa condición. Pero ninguna de estas vías alternativas tiene visos de poder triunfar.

Entretanto, continúa el rallyen Bolsa de Mediaset España. Después de que ayer se dispara un 5,9%, el miércoles ha sumado un 3,55% adicional, hasta los 6,006 euros por acción. Con todo, este precio está lejos del que teóricamente tendría que alcanzar para llegar al que arroja la ecuación de canje de 2,33 títulos por cada acción española. Esto arroja un precio teórico de la empresa propiedad de Telecinco de 6,9 euros por título. Es decir, la cotización actual se sitúa un 13% por debajo. También cotiza con descuento respecto a los 6,5444 euros, el precio en efectivo que se pagará a los accionistas disidentes. 

Normas