Garrigues eleva el dividendo un 8% hasta los 2,63 millones

Los clientes de España y Portugal ya suponen el 87,3% de la cifra de negocio del despacho de abogados

Fernando Vives, presidente ejecutivo de Garrigues.
Fernando Vives, presidente ejecutivo de Garrigues.

El despacho de abogados Garrigues consolida su liderazgo en facturación y también eleva la retribución a los socios. En las cuentas individuales de 2018 depositadas en el Registro Mercantil constata que la cifra de negocio avanzó un 2,1% hasta 364,4 millones, manteniéndose como el único despacho español que factura por encima de los 300 millones, y el beneficio se elevó un 6% hasta 2,63 millones de euros. Esta última cifra se destinará en su integridad a retribuir a los socios a través de un dividendo frente a los 2,43 millones de 2017, lo que supone un aumento del 8,2%.

Desde Garrigues califican esos resultados como de “crecimiento sostenido” y destacan el fuerte avance de los ingresos en Portugal, con un alza del 16%, y Latinoamérica, con un avance del 9,3%. Pese a ello, los clientes nacionales siguen ganando peso en el negocio del despacho. De los 305 millones que facturó en exclusiva por prestación de servicios profesionales de asesoramiento jurídico y fiscal, 267 millones (un 87,3% del total) procedieron de clientes de España y Portugal, lo que supone 1,2 puntos porcentuales más que en 2017.En el otro lado, el peso de los clientes europeos y de fuera de la UE disminuyó.

Ha modificado sus estatutos para incluir a J&A Garrigues como holding del grupo

Dos de las principales novedades incluidas en las cuentas, aunque ambas se produjeron ya en 2019, fueron una reducción del capital y la modificación de los estatutos de la sociedad, que entró en vigor el 1 de julio de 2019. Entre los puntos acordados en la junta general extraordinaria de socios para ser incorporados en los estatutos se procedió a reconocer a J&A Garrigues como sociedad holding del grupo; se añadió la declaración de adhesión al Pacto Mundial de Naciones Unidas, en vigor desde 2002; se reforzaron las obligaciones de abstención post salida del socio, en alusión a las cláusulas de no competencia; y se incorporaron las medidas de conciliación. Entre ellas destaca el Plan Garrigues Optimum, por el que toda la plantilla puede disfrutar de una reducción de jornada sin reducción de salario durante dos años tras finalizar el permiso de maternidad o paternidad.

 

Normas