Telefónica reduce el gasto en I+D un 11% en el primer semestre

Se sitúa en 440 millones de euros, frente a 497 millones en 2018

Telefónica reduce el gasto en I+D un 11% en el primer semestre

Telefónica registró un gasto total en investigación y desarrollo (I+D) de 440 millones de euros en el primer semestre del año, cifra que supone en torno a un 11,5% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando se alcanzaron los 497 millones.

De igual forma, estas partidas redujeron su peso con respecto a los ingresos de la compañía. En su Informe de Gestión Intermedio Consolidado 2019, correspondiente al primer semestre del año, la operadora indica que estos gastos a su vez representaron el 1,8% y 2,0% de los ingresos consolidados en el primer semestre de 2019 y 2018, respectivamente.

En 2018, Telefónica había elevado el gasto en I+D en un 9,8% hasta 947 millones de euros. La operadora ponía fin así a tres ejercicios consecutivos de descensos en la inversión en estas partidas, motivados en gran medida en las políticas de control del gasto aplicadas por la empresa en la gran mayoría de las áreas de negocio para acelerar la reducción de la deuda a través de la vía orgánica.

En cualquier caso, habrá que esperar para ver la evolución de estas inversiones durante el segundo semestre. Y es que hay factores estacionales, puesto que algunas inversiones en I+D se planifican para el conjunto del ejercicio.

En términos generales, la actividad de Telefónica en I+D tiene una relevancia notable en el conjunto del mercado español. En el último año, Telefónica fue el segundo grupo que más invirtió en este segmento, solo por detrás de Santander, y por delante de firmas como Indra y Grifols. De igual forma, es la segunda operadora del Viejo Continente en gasto en I+D.

En el citado Informe de Gestión Intermedio Consolidado 2019, la compañía vuelve a indica que una de las tecnologías por la que están apostando en la actualidad los operadores de telecomunicaciones, entre otros, Telefónica (en España y Latinoamérica), son las nuevas redes tipo de fibra (FTTx), que permiten ofrecer accesos de banda ancha sobre fibra óptica con altas prestaciones. “Sin embargo, el despliegue de dichas redes, en el que se sustituye total o parcialmente el cobre del bucle de acceso por fibra óptica, implica elevadas inversiones”, señala la operadora, que precisa que al cierre del primer semestre, en España, la cobertura de fibra hasta el hogar (FTTH) alcanzó 22,2 millones de unidades inmobiliarias.

Con respecto al punto sobre dependencia de la red de proveedores, Telefónica señala que a 30 de junio contaba con tres proveedores de terminales y diez proveedores de infraestructura de red que aunaban el 86% y 79%, respectivamente, del importe adjudicado de los contratos. Uno de los proveedores de terminales representaba un 44% del total de adjudicaciones de terminales a dicha fecha.

En este mismo punto, a final de 2018, la operadora contaba con dos proveedores de terminales y diez proveedores de infraestructura de red que aunaban el 71% y 80%, respectivamente, del importe adjudicado de los contratos. De igual forma, uno de los proveedores de terminales representaba un 42% del total de adjudicaciones de dispositivos.

Guerra comercial

Al igual que hizo en el informe anual de 2018, Telefónica alude ahora a los peligros sobre la posible adopción de medidas proteccionistas en ciertas partes del mundo, incluyendo las derivadas del resultado de las tensiones comerciales entre EE UU y China.

La teleco cree que podría afectar de forma negativa sobre algunos de los proveedores de Telefónica y otros operadores del sector. “La imposición de restricciones al comercio puede resultar en costes más altos y márgenes inferiores y podría afectar de forma negativa a los negocios del grupo”, indica.

Riesgo político

España. Entre los riesgos financieros, Telefónica vuelve a aludir al deterioro del entorno económico o político. En el caso de España, la operadora cita la situación política en Cataluña, la incertidumbre sobre las políticas económicas a ejecutarse de 2019 en adelante, dada la elevada fragmentación parlamentaria existente, así como el hecho de que al ser uno de los países más abiertos al exterior desde el punto de vista comercial y estar prácticamente entre los 10 países del mundo más emisores y receptores de capital hacen que cualquier situación de reversión proteccionista pueda tener implicaciones significativas.

Reino Unido. Con respecto a Reino Unido, Telefónica indica que la situación podría empeorar dependiendo del resultado final del Brexit, que podría llevar a un aumento de los conflictos regulatorios y legales en materia fiscal, comercial, de seguridad y de empleo.

Normas