Las empleadas de hogar que cotizan están en su nivel más bajo desde 2012

El alza del salario mínimo y el pago de las cotizaciones sociales de los cuidadores por el Estado podrían ser algunas de las causas de esta merma

Las empleadas de hogar que cotizan están en su nivel más bajo desde 2012 pulsa en la foto

A finales de julio pasado había 397.800 personas cotizando en el régimen especial de Empleados de Hogar, encuadrado dentro del Régimen General de la Seguridad Social. Esta cantidad de cotizantes es la más baja de este colectivo desde 2012, año en el que estas trabajadoras –nueve de cada diez empleadas de hogar son mujeres, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA)– pasaron a formar parte del régimen de asalariados de la Seguridad Social. Con anterioridad contaban con un régimen propio más parecido al de autónomos que al de trabajadores por cuenta ajena.

El número medio de empleadas del hogar cotizando en julio pasado era un 3,4% inferior al del mismo mes de hace un año (14.284 menos). Esto contrasta con un crecimiento del 3% del número de afiliados al Régimen General.

Pero desde el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social restan importancia a esta pérdida de cotizantes, e interpretan que se ha producido por la mejora de la situación laboral de las trabajadoras que han dejado el sistema de Empleadas de Hogar por otras actividades asalariadas con mejores condiciones.

No obstante, hay quien interpreta que una de las causas que podría estar haciendo perder cotizantes entre estas empleadas de hogar es la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros en 14 pagas desde enero pasado, ya que la inmensa mayoría de estas trabajadoras están afectadas por esta renta.

Sin embargo, el Secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, se apresuró a asegurar que una de las pruebas que indicaban que la subida del salario mínimo interprofesional no estaba perjudicando a la economía era que no se estaban produciendo grandes recortes en el número de empleadas de hogar cotizando al sistema.

Es más, los datos del primer trimestre del año aportados por Granado así lo corroboraban, con 50.276 bajas de empleadas de hogar en la Seguridad Social entre enero y marzo de 2019 frente a 52.089 bajas del primer trimestre del año anterior. Si bien hasta julio este régimen especial ha seguido perdiendo cotizantes hasta situarse en los niveles mínimos citados.

Dicho esto, podría haber otros motivos detrás de la caída de afiliación de este colectivo. Se trata de un posible trasvase de trabajadoras del Régimen especial de empleadas de hogar a la categoría de cuidadoras no profesionales de personas dependientes. El principal motivo de este posible trasvase es que el Estado ha vuelto a pagar las cotizaciones de estos cuidadores desde el pasado 1 de abril.

En 2008 entró en vigor la Ley de Dependencia que recogía la figura del cuidador no profesional de personas dependientes acreditadas y con una prestación reconocida. Además de la ayuda económica al cuidador, el Estado se hacía cargo de sus cotizaciones a la Seguridad Social, generando los derechos de pensión de jubilación y otras prestaciones correspondientes.

Eso hizo que llegara a haber más de 180.000 de estos cuidadores cotizando al sistema a cargo del Estado. Pero en 2012 tras la llegada al poder del Gobierno de Mariano Rajoy, la norma se modificó para que el Estado dejara de abonar estas cotizaciones y que las cuidadoras que así lo desearan pagaran sus propias cuotas a la Seguridad Social. Esto hizo que en pocos meses el número de cuidadoras que cotizaba a la Seguridad Social bajara de las 20.000; hasta reducirse a las 7.378 afiliadas como cuidadoras en marzo pasado, justo antes de que el Estado se volviera a hacer cargo de las cuotas, a partir de abril. Hoy, solo cuatro meses después, ya son más de 40.000 los cuidadores con un convenio con la Seguridad Social y por los que cotiza el Estado.

Una tercera causa posible es que haya empleadas de hogar que por distintos motivos se hayan pasado a la economía sumergida. De hecho, según los últimos datos de la EPA del segundo trimestre, en el sector de servicios del hogar había 601.400 ocupados. Pero solo cotizan a la Seguridad Social apenas 400.000 personas y otros 40.000 cuidadores, con lo que, según el INE, habría poco más de 160.000 personas trabajando en hogares sin estar afiliadas al sistema y, por tanto, sin cotizar por sus derechos.

Si bien esta cifra ha disminuido drásticamente desde que se ampliaron las prestaciones y derechos de estas trabajadores en 2012. Con anterioridad, a mediados de 2008 el INE detectó el mayor número de ocupadas como empleadas de hogar: más de 700.000, de las que solo 282.471 cotizaban a la Seguridad Social.

Novedades de 2019

El Gobierno aplicó la subida del 22,3% del salario mínimo a las empleadas de hogar, algo a lo que al principio se resistió. Esto se tradujo en novedades para este sistema especial desde el pasado enero. Así, para las trabajadoras que trabajan más de 120 días al año para el mismo empleador, la ley garantiza el salario mínimo de 900 euros al mes en 14 pagas (proporcional a la jornada parcial si la tuviera). Y para el régimen externo (menos de 120 días al año para el mismo empleador) el salario mínimo es de 7,04 euros por hora en 2019, incluyendo la parte proporcional de domingos, pagas extra, festivos y vacaciones.

Normas