Telefónica duplica la vida media de su deuda desde 2015 al llegar a 10,3 años

Reduce un 47% la actividad financiera en el primer semestre

Mantiene una posición de liquidez de casi 24.000 millones

Telefónica deuda
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica ha trabajado con intensidad en los últimos tiempos en los procesos de refinanciación de deuda. Dentro de esta estrategia, se han establecido distintos ejes estratégicos: mantener una sólida posición de liquidez y extender los vencimientos de deuda, dentro del entorno actual de tipos bajos.

Bajo estos parámetros, la vida media de la deuda de Telefónica se situó a final de junio en 10,3 años, dentro de sus máximos históricos, según señaló la empresa en su informe financiero correspondiente al primer semestre, frente a 9,0 años en diciembre de 2018. En este sentido, la teleco prácticamente ha duplicado la vida media de la deuda en los últimos tres años y medio, puesto que a finales de 2015, era de 5,15 años.

Así, por ejemplo, dentro de esta estrategia, la operadora colocó a principios de marzo una emisión de bonos por 1.250 millones de dólares a 30 años, con un cupón del 5,520%.

En términos generales, Telefónica captó financiación durante el primer semestre del año por un importe de 5.699 millones de euros, cifra que supone un 47% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando alcanzó la cifra casi récord de 10.814 millones. Con posterioridad al cierre del trimestre, la compañía cerró una emisión de deuda senior por 500 millones a 20 años y cupón anual de 1,957%.

En este escenario, la compañía que preside José María Álvarez-Pallete parece no haber necesitado captar tanta financiación como en el ejercicio anterior. La operadora mantiene su posición de liquidez en cifras cercanas a sus máximos históricos. Al cierre de junio, la posición de liquidez de Telefónica ascendía a 23.915 millones de euros. De ellos, 10.800 millones corresponden a tesorería y 13.100 millones a líneas de crédito disponibles y comprometidas con diferentes entidades de crédito.

La operadora indicó que tiene cubiertos los vencimientos de deuda durante los próximos dos años. En 2020, los vencimientos suman 4.600 millones de euros, por 5.400 millones en 2021, según indicó la compañía en la presentación de las cuentas del primer semestre.

Con respecto al coste de la deuda, la operadora ha logrado volver a reducirlo, dentro del citado entorno de tipos bajos. Así, el coste por pago de intereses a junio de 2019 era del 3,35%, 0,2 puntos porcentuales menos que en el mismo mes de 2018, cuando se situó en el 3,55%. A final de 2018, este coste era del 3,41%. A final de 2015 era del 4,69%, a su vez por debajo del 5,26% de finales de 2014.

Latinoamérica

Durante el primer semestre del año la operadora volvió a colocar deuda a través de sus filiales latinoamericanas, tras cerca de dos años de parón en las emisiones en estos países. Entre otros movimientos, Telefónica del Perú cerró a principios de abril una emisión en el mercado internacional por 1.700 millones de soles peruanos (unos 458 millones de euros en aquel momento), con vencimiento en abril de 2027 y cupón anual de 7,375%.

Posteriormente, en mayo, Colombia Telecomunicaciones llevó a cabo una emisión inaugural en el mercado local de largo plazo por 500.000 millones de pesos (unos 135 millones de euros, a cinco y 10 años, con cupón del 6,65% y el tasa variable de IPC +3,39%, respectivamente.

En el mercado europeo, Telefónica Deutschland Holding emitió instrumentos de deuda en el mercado local, con plazos de hasta 10 años y un volumen de 360 millones de euros.

Además, durante el primer semestre, Telefónica obtuvo financiación mediante acuerdos de alargamiento de plazos de pago con proveedores, o con la sociedad de factoring donde se habían descontado, por un importe de 251 millones de euros.

En términos generales, Telefónica situó su deuda financiera neta a final de junio en 40.230 millones de euros, 844 millones menos que a la conclusión de 2018. La teleco se vio favorecida por la generación de caja libre, que ascendió a 2.756 millones de euros, y las desinversiones financieras netas, que sumaron 321 millones, principalmente por la venta de las filiales en Nicaragua y Guatemala, junto a la aseguradora Antares.

De incluirse otras desinversiones cerradas con posterioridad a la conclusión del primer semestre del año, como la venta de los centros de datos a la gestora Asterion además de otras desinversiones pendientes en las filiales de Centroamérica (valoradas en su conjunto en 1.500 millones de euros), la deuda total de Telefónica se situaría en 38.700 millones de euros. De esta forma, el ratio de apalancamiento bajaría de 2,62 a 2,56 veces el oibda.

Impacto de la nueva norma contable

Arrendamientos. En la presentación de las cuentas correspondientes al primer semestre del año, Telefónica advirtió de que tras la adopción de la nueva norma contable NIIF 16, los pasivos por arrendamientos, incluidos los mantenidos para la venta, ascienden a 7.542 millones de euros. De esta forma, la deuda neta financiera de la compañía, incluyendo los arrendamientos, se situaría en 47.772 millones.

Intereses. Los pagos de intereses del segundo semestre se redujeron un 1,5% interanual, hasta 972 millones de euros. Sin embargo, excluyendo el impacto de la citada norma contable NIIF 16, bajaron un 10,5% principalmente por la reducción de deuda, según explicó la operadora.

Normas