Fin del mito: los que usan una bici eléctrica hacen más ejercicio que los que utilizan una tradicional

Fin del mito: los que usan una bici eléctrica hacen más ejercicio que los que utilizan una tradicional

Un estudio muestra que el tiempo de uso semanal es la clave

El parque de bicicletas eléctricas que existen en la actualidad es muy grande, y la tendencia es claramente ascendente ya que los precios que tienen estas cada vez son más bajos. Por lo tanto, no es de extrañar que cada vez sea más habitual ver a personas con este medio de transporte en las ciudades o en otros lugares.

Las bicis eléctricas tienen beneficios innegables a la hora de desplazarse de un lado a otro sin que se tenga que realiza un esfuerzo muy elevado para conseguirlo. Los motores eléctricos que integran ayudan a los ciclistas, en especial cuando se encuentran con cuestas- que, incluso, se pueden considerar como muros-. El caso, es que desde hace tiempo no son pocos los que indican que dar uso a estas bicicletas está muy lejos de conseguir unos resultados parecidos a la práctica deportiva similar a la que se logra con un modelo tradicional (en el que sólo se da uso a los pedales como fuente de movimiento).

Pero según un estudio que se acaba de conocer, en realidad son los que utilizan un modelo eléctrico los que hacen más deporte. Curioso, ¿verdad? Pues bien, la para que esto sea así no es otra que el tiempo que pasa utilizando la bici, que es mayor en una semana -y, por lo tanto, la suma total supera a la que generalmente se obtiene si se usa una bici tradicional. Tiene lógica, ya que no son pocos los que diariamente se desplazan de un lado a otro ayudados por un motor eléctrico.

Menos intensidad, pero más tiempo de uso

Esta es la clave, ya que como es lógico pensar la cantidad de energía que se consume con las bicis tradicionales es mayor, pero al ser menos las horas semanales que se emplean para utilizarlas, resulta que la suma total semanal es inferior a la obtenida con las eléctricas. De esta forma, otros de los datos que se apuntan en el informe tiene también lógica: el Índice de Masa Corporal (IMC) de los que dan uso a un modelo tradicional es menor, 23.8 por 24.8, por lo que los primeros están mucho más delgados, pero ambos dentro de un ratio que se puede considerar normal.

Fin del mito: los que usan una bici eléctrica hacen más ejercicio que los que utilizan una tradicional

Internaste, ya para finalizar, que se han indicado los datos de edad media de uso de las bicis tanto eléctrica como las tradicionales. Y esto también es bastante esclarecedor, ya que los que utilizan las segundas son más jóvenes ya que la media es de 41,4 años, mientras que la propia de los que dan uso a una bicicleta que se ayuda con un motor sube a los 48,1. Un dato que segur que los fabricantes apuntan debidamente.

Normas