Renta fija

Santander recorta a la mitad en un año su cartera de deuda soberana española

CaixaBank y BBVA, las dos entidades con mayor exposición a España

Santander recorta a la mitad en un año su cartera de deuda soberana española pulsa en la foto

El rally experimentado por la renta fija al calor de los mensajes del flexibilización de la política monetaria del BCE y la Fed ha llevado a la rentabilidad de la española a mínimos históricos. Con los inversores extranjeros como compradores más activos, los bancos han aprovechado ese interés para deshacer sus posiciones en deuda española y apuntarse plusvalías con las que reforzar sus maltrechos márgenes de negocio, minados por un largo periodo de tipos cero. A cierre de junio, los principales bancos españoles tenían en su cartera bonos españoles por importe de 125.128 millones, un 7,96% menos que los registrados en el mismo periodo del año anterior, pero sin apenas cambios desde el cierre de 2018. La deuda española representa el 69% del total de la cartera de renta fija de gobierno de los bancos.

Con diferencia, la entidad más activa en la venta de deuda española ha sido Santander. El banco que preside Ana Botín ha rebajado en un 45,67% la tenencia de bonos españoles, pasando de los 30.150 millones que acumulaba en el primer semestre de 2018 a los 16.379 millones de este ejercicio. En los últimos seis meses la caída alcanza el 39,5%. El banco ha aprovechado el apetito mostrado por los inversores extranjeros para hacer caja en un semestre en el que el resultado por operaciones financieras cayó un 30%, hasta los 937 millones.

El movimiento en la deuda española ha ido acompañado de un aumento de los bonos portugueses en cartera –sube un 36,33% interanual, hasta los 5.633 millones– y de los italianos –repunta un 68,5%, hasta los 3.188 millones–, que ofrecen mayores rentabilidades. Hace justo un año el afán de los bancos españoles era el inverso, deshacerse de sus posiciones en el papel italiano ante la volatilidad generada por el Gobierno de La Liga y el M5S. De hecho, a cierre de 2018 Santander no tenía exposición a la deuda italiana. Sin embargo, después de las tensiones vividas entre el Ejecutivo italiano y la Comisión Europea a cuenta del déficit y la abultada deuda, Roma claudicó en sus pretensiones y se plegó a las exigencias de Bruselas. Esto fue suficiente para que la entidad española volviera a apostar por los títulos transalpinos. Los expertos no descartan nuevos sobresaltos, pero señalan que la sangre no llegará al río y que las tensiones se verán aminoradas por el BCE.

Bankia se suma a las bancos que han reducido su exposición. Su tenencia de bonos españoles cae un 6,17% interanual, hasta los 23.703 millones, pero sube un 1,6% respecto al cierre de 2018. También rebaja su exposición a la deuda extranjera en un 30,6%, hasta los 4.497 millones, principalmente bonos italiano.

Le sigue los pasos, aunque en mucha menor medida, CaixaBank que en los últimos 12 meses rebaja la tenencia de bonos españoles un 1,46%, hasta los 37.886 millones. Más activo se mostró con la venta de papel portugués cuyo peso en cartera cae un 37,63%, hasta los 1.819 millones. La exposición a la deuda italiana se reduce un 6,13% (1.775 millones). La cartera de renta fija de la entidad que preside Jordi Gual se completa con 912 millones de euros en bonos estadounidenses.

BBVA y Sabadell, que el año pasado fueron los bancos más perjudicados por la exposición a la deuda italiana, ponen su foco de atención en España y a diferencia de los anteriores, han optado por aumentar el peso en cartera. En concreto, la entidad que preside Carlos Torres sube un 18,34% la tenencia de deuda española, hasta los 25.261 millones. En los últimos seis meses el incremento alcanza el 41,5%. Esto la lleva a convertirse en la segunda entidad que más bonos españoles tiene en balance, pues solo la supera Bankia.

Por su parte, Sabadell eleva la exposición a la deuda doméstica en un 24,77% –12,4% desde el cierre de 2018–, hasta los 13.600 millones. Después del susto que sufrió en 2018 a cuenta de los bonos italianos, el banco que preside Josep Oliu ha seguido rebajando su cartera italiana, si bien es sobradamente la entidad española con más deuda soberana de ese país, con 5.800 millones a junio, sin cambios respecto al cierre de 2018.

La lista de entidades la cierra Liberbank con 8.299 millones de deuda española en cartera, el 15,7% menos que hace un año. Por su parte, reduce la exposición en cartera a Italia en un 22,87%, hasta los 2.940 millones.

La banca rebaja su peso en la deuda

El buen momento que vive el mercado de deuda y el apetito de los inversores por el papel español se deja ver en la distribución de la deuda. Mientras en los años más duros de la crisis, eran las entidades españolas las que salían en masa a la compra de deuda, ahora este puesto está reservado para los inversores extranjeros. Según las estadísticas del Tesoro, las entidades españolas tienen en su poder el 16,28% de la deuda en circulación, un porcentaje que se sitúa lejos del 30,62% que marcó en 2012, cuando España llegó a pagar un 7% por sus letras.

La reducción del peso de las entidades se ha visto contrarrestada por el aumento de los inversores extranjeros, que en mayo, último mes del que se dispone de datos, marcó máximos al situarse en el 46,17%. Aquí destaca la entrada de los inversores asiáticos, un movimiento que se produjo después de que las agencias devolvieran a España el notable alto (calificación de A-).

Normas