Energía

Slim se queda en Naturgy México al renunciar a su opción de salida

Inbursa ha eludido ejercer el derecho de venta de su 14% a la española

El empresario mexicano Carlos Slim.
El empresario mexicano Carlos Slim.

El magnate Carlos Slim ha decidido seguir vinculado a la española Naturgy a través de una participación ligeramente superior al 14% en la subsidiaria de la energética en México. La entidad financiera Inbursa, controlada por el empresario mexicano, contaba con el compromiso de la antigua Gas Natural México de comprarle sin prima el 14,125% de Naturgy México (anteriormente Gas Natural México) y el 14% de Sistemas de Administración. El importe acordado entre ambas partes entonces era de 69 millones de euros.

Llegado en mayo el momento de ejercer el derecho de salida, Inbursa ha elegido no vender. México es, junto a Chile, el mercado con mayores expectativas en Latinoamérica para el grupo que preside Francisco Reynés. Inbursa, con presencia en el consejo, actúa como accionista local de primer nivel.

El compromiso inicial de recompra en manos de Slim fue firmado en septiembre de 2008 y pasó por una renovación en junio de 2013. La permanencia de este inversor de perfil financiero en Naturgy México y en Sistemas de Administración de Servicios se produce ahora sin put de salida. Toda una excepción y clara muestra de confianza realizada por Inbursa, que deja siempre una ventana abierta en sus participadas no cotizadas para una posible liquidación de sus inversiones.

El brazo inversor de Carlos Slim firmó una ‘put’ de salida con la antigua Gas Natural México en 2008, que fue renovada en 2013

La decisión de Inbursa ha motivado que el grupo español registre la cancelación del pasivo y el correspondiente aumento de las participaciones no dominantes. Al cierre de la operación no se da una pérdida de control y Naturgy se queda con el 70,9% de los derechos de voto en ambos casos. Los otros dos accionistas de la compañía en México son Mitsui Gas (15%) y el brazo inversor de Inbursa, Sinca Inbursa (14,1%).

Aumenta así el epígrafe de las participaciones no dominantes de Naturgy por un total de 69 millones de euros, se expresa una disminución de la partida de otros pasivos corrientes por la misma cantidad de 69 millones, un efecto negativo en las reservas por 27 millones y un efecto positivo en las diferencias de conversión por los mismos 27 millones.

De este modo, Naturgy recoge la reversión del compromiso con Sinca Inbursa y la consecuencia en el aumento de las participaciones no dominantes.

La compañía española cuenta con actividad en México desde 1997. Allí destaca en el negocio regulado de distribución de gas, siendo el principal operador con cerca de dos millones de clientes y presencia en 62 grandes núcleos urbanos. También opera en la generación eléctrica, con ciclos combinados y plantas eólicas reunidos en la subsidiaria Global Power Generation, tercer generador independiente en ese mercado norteamericano.

Los ingresos del grupo hasta junio en el país azteca ascienden a 591 millones de euros (un 9,6% menos que a junio de 2018), para un ebitda de 127 millones (un 4,1% superior al del primer semestre de 2018). La potencia de generación eléctrica instalada es de 2.600 megavatios (MW).

Un sobrino del magnate, en el consejo local de la energética

El consejo de administración de Naturgy México cuenta con seis sillones, de los que el grupo español ocupa cuatro. Una quinta posición es para Mitsui y la sexta para Inbursa (los minoritarios mantienen su posición mientras atesoran una participación superior al 10% del capital).

El representante de la entidad financiera es Alfonso Salem Slim, sobrino de Carlos Slim y primer ejecutivo de Inmuebles Carso. Alfonso Salem también forma parte del consejo de FCC, de la que su tío es propietario.

Normas