Sacyr acelera en Sudamérica con 2.700 millones de crédito para concesiones

Logra apoyo hasta julio para cinco autopistas y un hospital en mercados como Colombia y Chile

Las obras en los nuevos activos en concesión de Sacyr al otro lado del Atlántico, en países como Colombia, Chile y Paraguay, toman velocidad de crucero. El grupo que preside Manuel Manrique ha cerrado en el primer semestre una oleada de financiaciones, por un volumen total de 2.677 millones, para cinco autopistas y un hospital, lo que marca un hito para la compañía.

Más allá de la tranquilidad de no tener que comprometer fondos propios en los proyectos, o ralentizar la fase de construcción a la espera de financiación externa, Sacyr Concesiones abre la vía con estos cierres financieros al desarrollo de una importante parte de la cartera del área de Ingeniería e Infraestructuras del grupo.

Con su equipo económico comprometido durante todo el semestre en la búsqueda de acreedores, Sacyr ha atraído a la financiación de sus proyectos concesionales a bancos como Santander, Société Générale, SMBC, Banco de Chile, Bank of China; multilaterales entre los que figuran BID, CAF y OPIC, y a algunos de los mayores fondos de inversión y de deuda del mundo, entre los que destacan BlackRock, JP Morgan y Goldman Sachs.

Sacyr dedicó un reciente investor day, celebrado en junio, a poner en valor su negocio concesional y ya avanzó entonces el potencial de los activos en construcción para atraer crédito.

Al cierre del primer semestre de este ejercicio un 77% del ebitda del grupo procede de contratos en concesión después del giro estratégico que supuso el abandono del negocio inmobiliario, el acotamiento con derivados del riesgo por la volatilidad de la cotización de Repsol, y la decidida inversión en infraestructuras desde la fase de diseño (green­field).

El modus operandi de la compañía en la actividad concesional se basa en tres pilares esenciales: integración vertical en busca de valor en todas las etapas del ciclo de vida de una concesión; optimización de la estrategia financiera, y rotación de activos.

Seis proyectos

El primero de los contratos que entra en vía rápida es el de la sociedad concesionaria Américo Vespucio Oriente (Sacyr Concesiones 50% y Aleática 50%), en Chile. La financiación levantada, por un montante aproximado de 840 millones de euros, sirve para ejecutar las obras de este nuevo corredor urbano en Santiago de Chile. El apoyo ha llegado de la mano de un grupo de entidades locales: Banco de Chile, Banco del Estado de Chile y Banco de Crédito e Inversiones (BCI), Banco Consorcio, Compañía de Seguros de Vida Consorcio Nacional de Seguros, Principal Compañía de Seguros de Vida Chile, Bice Vida Compañía de Seguros y MetLife Chile Seguros de Vida.

El grupo español de infraestructuras participa tanto en la sociedad concesionaria como en el consorcio constructor de esta autopista de 9,3 kilómetros, uno de los mayores proyectos en construcción en Chile. Su entrada en operación está prevista para 2022.

Un segundo contrato con respaldo financiero recién captado es el de la concesionaria Devimar (Sacyr Concesiones 37,5%, Strabag 37,5% y Concya 25%), responsable de construir y explotar la Autopista al Mar 1 en Colombia. El crédito obtenido asciende a 2,19 billones de pesos colombianos (unos 630 millones de euros).

Sacyr y sus socios cuentan con el respaldo de la entidad local Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), del ICO español, la germana KfW Ipex-Bank, la entidad multilateral BID Invest, el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el japonés Sumitomo Mitsui, la francesa Société Générale y del brazo colombiano de BlackRock.

La Autopista al Mar 1 nace sobre 176 kilómetros de viejo trazado. El proyecto pasa por la construcción de una doble calzada entre Medellín y Santa Fe de Antioquia, y la rehabilitación entre Santa Fe y Peñalisa.

El tercer activo concesional en obras es el de la concesionaria Vial Unión del Sur (Sacyr Concesiones 60% y Herdoiza Crespo Construcciones 40%), titular de la carretera colombiana Rumichaca-Pasto, de 83 kilómetros de longitud. El crédito, en este caso, llega a 1,8 billones de pesos (513 millones de euros).

En el proyecto se han involucrado Overseas Private Investment Corporation (OPIC), JP Morgan, Metlife, Santander, ICO; Sumitomo Mitsui (SMBC), Mitsubishi UFJ Financial, Crédit Agricole y Bank of China.

La cuarta concesionaria que se ha expuesto al mercado financiero, Rutas del Este en Paraguay (Sacyr Concesiones 60% y Ocho A 40%), ha obtenido fondos para las Rutas 2 y 7 por un montante de 440 millones de euros.

Esta filial de autopistas contempla el desdoblamiento de las dos principales vías del país: Ruta 2, entre la capital, Asunción, y Coronel Oviedo; y Ruta 7, entre Coronel Oviedo y Caaguazú. Entre los acreedores están Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Goldman Sachs, además de las aportaciones por 70 millones de euros realizadas por los accionistas.

La quinta sociedad concesionaria es responsable del hospital de Antofagasta (Chile), que ha refinanciado su deuda con la emisión de dos bonos por importe de 254 millones de euros. Las colocaciones, a tasas históricas en Chile, tuvieron como líderes a Banco Santander e Itaú.

Cerradas estas financiaciones, Sacyr amasa nuevas adjudicaciones este año en el área concesional como la construcción y concesión del Ferrocarril Central en Uruguay (735 millones en obras y 18 años de explotación) y el tramo Los Vilos-La Serena, de la Ruta 5 en Chile (331 millones de obra).

 

Un área clave en desarrollo

  • El peso de las obras. El componente de negocio de la construcción es esencial en la aportación de Sacyr Concesiones al grupo. Al cierre del primer semestre las ventas de la división se disparan un 36%, hasta los 444 millones de euros. De esta cifra, 206 millones son ingresos por obras, con un alza del 64% respecto a junio de 2018.
  • Pulmón. Sacyr concesiones es el principal motor de ebitda de la compañía, con 151 (un 17% más) de los 315 millones declarados al mes de junio.
Normas