Grifols, la apuesta por el crecimiento impulsa su posicionamiento

Las elevadas inversiones han incrementado su nivel de endeudamiento, pero sin implicar un desequilibrio financiero para el grupo

Grifols, la apuesta por el crecimiento impulsa su posicionamiento

El grupo español Grifols es una compañía de referencia en hemoderivados (especialidad farmacéutica cuyo principio activo tiene su origen en la sangre de donantes sanos) con un sólido track record a nivel internacional. Durante 2018, generó una facturación de 4.487 millones de euros ( un 3,9% más respecto al ejercicio anterior, mostrando un crecimiento operativo en todas sus divisiones y áreas geográficas) y un ebitda de 1.215 millones de euros. Axesor otorga a la empresa un rating no solicitado de BB+ con tendencia estable.

Fundada en 1940, la empresa catalana es la tercera mayor productora mundial de medicamentos plasmáticos, con una cuota de mercado estimada del 18%. Se trata de un sector de carácter oligopólico, con fuertes barreras de entrada que limitan el acceso de nuevos competidores y protegen a los existentes (son necesarias fuertes inversiones además de elevados periodos de tiempo para el completo funcionamiento de sus activos).

Una de las claves del éxito de Grifols es su fuerte integración vertical, que ejerce mediante un completo control sobre toda la cadena de valor en sus principales segmentos de negocio, desde el desarrollo y producción hasta la comercialización de sus productos y servicios. Para ello, el grupo realiza constantes inversiones en I+D (291 millones en 2018), impulsando su crecimiento orgánico. Además, las diferentes operaciones corporativas realizadas le han permitido continuar ampliando su red de centros de donación de plasma. Grifols es líder en centros de plasma: gestiona 293 en el mundo, entre ellos, 35 en Europa.

Centrado en Norteamérica

A pesar de su presencia a nivel mundial con actividad comercial en más de cien países y presencia directa en 30, Grifols concentra su negocio en EE UU y Canadá, que suman un 66% de la facturación. No obstante, el grupo continúa apostando por una mayor presencia en países emergentes, especialmente en China. El pasado mes de marzo, Grifols anunció un acuerdo con la empresa de hemoderivados china Shanghai RAAS. Esta operación consolidará su presencia en China, uno de los mercados con mayor tasa de crecimiento (16% en el sector de hemoderivados).

Esta estrategia de expansión y crecimiento queda reflejada en el constante incremento de la facturación (10,8% desde 2016), impulsada por una sólida y creciente demanda en el mercado de proteínas plasmáticas y acompañado de un incremento en precios. Si bien en 2018 se han reducido ligeramente los márgenes debido a un mayor aumento de los costes operativos (+5,7%), el margen ebitda se ha mantenido en valores elevados (27%).

El ejercicio 2019 muestra unas perspectivas favorables para la compañía, como reflejan los resultados del primer trimestre de 2019, con una tendencia positiva en la facturación que ascendió a 1.156 millones de euros y un ebitda de 306 millones de euros (un 13,1% más y un 2,7% más respectivamente).

Las fuertes inversiones realizadas en los últimos ejercicios han aumentado su nivel de endeudamiento, que es superior a la media del sector, con un ratio de deuda financiera neta ebitda de 4,3x en 2018. No obstante, esta situación se encuentra equilibrada por un holgado calendario donde los principales vencimientos de deuda se concentran a partir de 2022 y una adecuada posición de tesorería favorecida por su capacidad de generar caja operativa.

Desde Axesor Rating consideramos que Grifols presenta una adecuada capacidad para atender sus obligaciones financieras, sustentada en unos ingresos y márgenes consolidados, junto a una recurrente capacidad de generación de caja operativa.

La positiva tendencia en el negocio le permitirá continuar, a priori, tanto con su plan de inversiones como con la reducción de los niveles de endeudamiento definidos en su plan estratégico. No hay previsto un cambio de rating en el corto plazo.

Normas