Renta fija

El recorte de tipos en EE UU presiona a la deuda: el bono a 10 años cae del 2%

El Tesoro español registra un récord en los títulos a cinco años

El recorte de tipos en EE UU presiona a la deuda: el bono a 10 años cae del 2% pulsa en la foto

Con los inversores intentando digerir la rebaja de tipos en EE UU, la primera desde 2008, el Tesoro fue fiel a su calendario e inauguró el mes con la primera subasta de deuda a medio y largo plazo prevista para agosto. En total vendió 4.019 millones de euros –el objetivo oscilaba entre los 3.500 y 4.500 millones– en bonos a cinco años y obligaciones a 10, 15 y 30 años. El resultado de la colocación fue mixto, con caídas de las rentabilidades en los plazos a cinco y 15 años, y ligeros incrementos para las referencias a 10 y 30.

El cambio de rumbo en la política monetaria contribuyó a que el Tesoro marcara un nuevo mínimo en la deuda a cinco años. En los títulos con vencimiento en 2024, el organismo que dirige Carlos San Basilio adjudicó 1.402 millones de euros con un cupón del 0,25% y un tipo de interés marginal del -0,237%, por debajo del -0,192% que cobró en la subasta del 18 de julio. La primera vez que España vendió deuda a cinco años con tipos negativos fue el pasado 6 de junio. Hasta ese momento los rendimientos por debajo de cero estaban reservados a las letras y a los bonos a tres años.

En obligaciones con vencimiento en 2019 se colocaron 1.385,98 millones al 0,307%, ligeramente por encima del 0,285% que pagó el 4 de julio, coincidiendo con los mínimos registrados por el bono a diez años en el mercado secundario (0,21%). La oferta de papel se completó con 826,5 millones en obligaciones a 15 años con un precio del 0,608% frente al 1,782% que pagó el 7 de febrero y 793 millones en deuda con vencimiento en 2049 al 1,286%, por encima del 1,187% del 4 de julio.

El cambio de rumbo de los bancos centrales, con el BCE y la Reserva Federal virando hacia posiciones más acomodaticias, eleva la presión sobre los rendimientos de la deuda y la caída de las rentabilidades ganan fuerza. Un día después de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, abriera la puerta a un nuevo ciclo, el bono estadounidense a diez años perforó la barrera del 2% y se situó en el 1,9%. El recorte de las tasas contribuyó, además, a la inversión de la curva de tipos. Es decir, los plazos más cortos pagan más que los plazos largos. Y esto tuvo su mejor ejemplo en los rendimientos de la deuda estadounidense a tres meses, que se situaron en el 2,07%.

El impacto de las medidas adoptadas por la Fed se dejaron sentir también en Europa. Esto unido a los mensajes lanzados la semana pasada por Mario Draghi, que afirmó que en septiembre aplicará nuevas medidas –rebajas de los tipos y una posible reactivación de las compras de deuda–, aceleró la caída de los rendimientos en la zona euro. El bono alemán con vencimiento en 2029, que junto al estadounidense es el más negociado, bajó al -0,45%, nuevo mínimo histórico. También marcaron récords las rentabilidades de la deuda germana a 20 años (-0,12%) y la de los títulos 30 (0,09%).

Los descensos no se limitaron a la locomotara de Europa, sino que se ampliaron al resto de países. En España la deuda a diez años cayó del 0,3% y cerró en el 0,29%. Aunque el movimiento es significativo, el mínimo histórico lo registró a comienzos de julio. Los tipos negativos se extienden lo largo de la curva de deuda española y alcanzan ya en el mercado secundario la referencia a siete años, que tras caer el miércoles del 0%, cerró en el -0,014%, ligeramente por encima del -0,09% que marcó el 3 de julio cuando el nombramiento de Christine Lagarde como sucesora de Draghi en el BCE llevó a los inversores a descontar que las políticas acomodaticias se prolongarán.

Los títulos franceses con vencimiento en 2029 permanecieron sin cambios en su mínimo histórico del -0,18%. Esta escasa actividad tuvo su réplica en el mercado secundario portugués con la deuda a 10 años en el 0,34% (su mínimo es el 0,29%) y el griego, con el bono que vence en 2029 en el 2%, ligeramente por encima del 1,99% que marcó tras el triunfo de los conservadores en las pasadas elecciones generales. Por su parte, la deuda italiana pasó del 1,56% al 1,58% y la holandesa al mismo plazo cayó al -0,33%, su nivel más bajo. Los bonos a 30 años holandeses siguen todavía en terreno positivo (0,1%). 

Fuera de la zona euro, el bono suizo a diez años bajó al -0,75% y los tipos negativos alcanzan ya los títulos que expiran en julio de 2064 (-0,081%). Por su parte, el británico cerró en el 0,59%, mínimos de 2016.

Normas