La abogacía de los negocios lamenta la pérdida de Gonzalo Jiménez-Blanco

El reputado jurista, referente en arbitraje, falleció el pasado sábado en Madrid tras una larga enfermedad

La abogacía de los negocios lamenta la pérdida de Gonzalo Jiménez-Blanco

El pasado sábado la abogacía recibía una triste noticia, Gonzalo Jiménez-Blanco Carrillo de Albornoz fallecía a los 57 años de edad como consecuencia de una larga enfermedad. Especialista en arbitraje y derecho bancario y del mercado de capitales, fue impulsor en España de la firma Ashurst. Por desgracia, sus problemas de salud le tenían alejado del ejercicio desde hacía unos años.

Las reacciones en la profesión no se hicieron esperar. Compañeros de profesión, colegas y amigos han llenado las redes de mensajes de condolencia lamentando la pérdida de un excepcional jurista y mejor persona. El decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, tuiteaba en su cuenta "nos deja prematuramente un jurista que destacó por su rigor en el ejercicio de la abogacía de los negocios", resumiendo el sentir de la profesión. Se da la circunstancia que el pasado mes de junio fallecía también muy tempranamente (a los 55 años de edad) Juan Picón, socio director de Latham & Watkins en Madrid.

Abogado, hijo del político y abogado granadino Antonio Jiménez Blanco, destacó pronto como brillante jurista. Realizó sus estudios superiores (Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales) en la Universidad Pontificia de Comillas-ICADE, obteniendo Matrícula de Honor en la Licenciatura de Derecho.

Jiménez-Blanco comenzó su vida laboral en el sector privado (Repsol), para ingresar posteriormente en el Cuerpo de Abogados del Estado en 1991, sacando la plaza con el número tres de la oposición. En la Administración Pública desempeñó diversos cargos en el Ministerio de Industria, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Instituto de Crédito Oficial. Tras esta etapa, solicitó la excedencia voluntaria para volver al sector privado, como jefe de la Asesoría Jurídica y secretario general de British Telecom en España (1999-2002). En 2002 se incorporó como socio a la firma de abogados Ashurst, Morris &Crisp (actualmente, Ashurst), donde llegaría a ser managing partner de la oficina de Madrid (2007-2012) y head of Spain (2013-2016), encabezando la práctica de Derecho Financiero y Bancario.

Gonzalo Jiménez-Blanco fue un fervoroso defensor del arbitraje, materia a la dedicó una gran parte de su trabajo doctrinal. En esta faceta, cuenta con numerosos títulos en su haber, entre otros, El arbitraje como mecanismo de resolución de conflictos, obra de referencia publicada por Wolters Kluwer, en la que recogió su extensa experiencia práctica. Su labor doctrinal tuvo su reflejo en numerosas revistas especializadas, como La Ley Mercantil o Revista de Derecho Concursal y Paraconcursal. Sus inquietudes culturales le llevaron a  gestionar un blog de viajes, otro de cine y un canal de televisión en Youtube.


Normas