Moda

El Ganso pacta con la banca una quita de hasta el 25%

Las entidades le perdonan hasta 10 millones a cambio de amortizar la misma cantidad

Una de las tiendas de El Ganso.
Una de las tiendas de El Ganso.

Un euro de quita por cada euro de deuda amortizado. Este es, en esencia, el acuerdo que ha alcanzado la firma de moda El Ganso, controlada por los hermanos Clemente y Álvaro Cebrián, con la banca acreedora, según explican fuentes financieras a CincoDías. Se trata de un nuevo balón de oxígeno a la compañía, después de la venta frustrada a L Catterton, la firma de capital riesgo de LVMH.

Esta oferta de la banca –un acicate para que la compañía cumpla de buen grado con lo pactado– está limitada. Le perdonarán un euro de deuda por cada euro amortizado hasta que llegue a los 10 millones. Si calculan que actualmente la firma de ropa cuenta con un pasivo bancario que asciende al entorno de los 40 millones de euros, las entidades acreedoras le han propuesto perdonarle hasta el 25%. Siempre y cuando, eso sí, la empresa haga desaparecer otro 25%, a través de un cambio en su plan estratégico, mejoras en el ebitda o deinversiones. Así las cosas, si El Ganso cumple fielmente con la senda que ha negociado con los bancos conseguirá reducir su deuda a la mitad, entre quitas y amortizaciones.

Salvamento del grupo

En octubre de 2015, los hermanos Cebrián, fundadores de El Ganso, vendieron el 49% de la compañía de moda a L Catterton (por entonces L Capital y que ya estuvo en el capital de Pepe Jeans). Lo que parecía una operación prometedora para el nacimiento de un nuevo gigante en el textil español fue en realidad el inicio de un lento declive. Las ventas de la empresa fueron peor de lo esperado, y en 2017 el capital riesgo presionó el botón de salida de emergencia, aun vendiendo con pérdidas. Los Cebrián le recompraron su participación y retomaron la gestión para rescatar al grupo.

Según las cuentas de 2017, las últimas depositadas ante el Registro Mercantil, Acturus Capital (la matriz de El Ganso) registró pérdidas por 22 millones de euros tras haber entrado en números rojos, por 1,59 millones, en el ejercicio anterior. Estos resultados fueron provocado por un descenso del 1% en los ingresos, hasta los 80 millones, y un descenso de los márgenes del 56% al 41%.

En ese momento, la deuda bancaria de la compañía era de 15,3 millones, un montante que ahora ha triplicado, de acuerdo a los cálculos que manejan las fuentes consultadas por este periódico. DeutscheBank, Kutxabank, CaixaBank, Popular, Sabadell, Caixa General, Ibercaja, Cajamar, Bankia y Banca March eran en 2017 los principales acreedores y habían concedido líneas de crédito con un interés de entre el 1,15% y el 4,2%.

Pocos meses después, en marzo de 2018, El Ganso arrancó de estos bancos un primer compromiso de refinanciación, que prolongaba los vencimientos a cambio de que los socios inyectasen 4 millones de euros en una ampliación de capital.

Este año los Cebrián han vuelto a negociar con la banca. Según publicó El Confidencial, las entidades acreedoras acordaron extender los vencimientos de esta deuda bancaria de 40 millones. Y los hermanos Cebrián volvieron a poner dinero encima de la mesa (hasta 20 millones) para evitar la quiebra del grupo.

Un momento difícil para el textil

Los problemas financieros de El Ganso no son un cisne negro en el sector. Uno de los ejemplos es Tendam (antigua Cortefiel), donde Permira decidió revender su participación a sus socios en el accionariado, CVC y Pai, que han aplazado una salida a Bolsa hasta que mejoren los resultados. En Desigual, Eurazeo se ha visto obligado de desprenderse de su participación aún con minusvalías y Mango recibió oxígeno de la banca este otoño con una refinanciación de 500 millones.

Normas