Tecnología

Samsung ganó un 10% menos en España en 2018 por la rivalidad de Huawei y Xiaomi

Su cifra de negocio también se resintió al alcanzar 1.696,2 millones, un 6% menos que el año anterior

Logo de Samsung.
Logo de Samsung.

Samsung Electronics sufrió seriamente la competencia china en España en 2018, tal y como muestran las cuentas de la compañía presentada en el registro mercantil. El gigante surcoreano revela que en su último ejercicio ganó 26,06 millones de euros, un 10,45% menos que en 2017.

Igualmente, su cifra de negocio se resintió al alcanzar los 1.696,2 millones, un 6% menos que el año anterior. Su beneficio bruto también retrocedió un 12,64% hasta los 32,5 millones.

La compañía reconoce que la disminución de sus ingresos en Iberia fue debido principalmente "a la fuerte competitividad en los mercados en los que opera la sociedad". Y, aunque no cita a ningún competidor concreto, es evidente que se refiere a Huawei y a Xiaomi, pues ambos fabricantes chinos elevaron fuertemente sus ventas en España en 2018. Ese año, según IDC, Huawei fue la compañía que más móviles vendió en el país, alcanzando una cuota de mercado del 29,4%. Le siguió Samsung, con un 23,4%, Xiaomi con un 12,3% y Apple, con un 12,2%.  

Samsung también advierte en sus cuentas que los resultados se resintieron por la venta del negocio de impresión a HP en el ejercicio anterior.

A pesar del descenso de sus ventas, la multinacional asegura que mantiene una ventaja competitiva derivada de pertenecer a un grupo que tiene la capacidad de poder desarrollar íntegramente los productos que comercializa, sin depender de terceros para su fabricación. Además, advierte que espera tener "una evolución positiva" como consecuencia de las acciones planificadas para incentivar la demanda de los productos que comercializará durante 2019 y que esa evolución en el volumen de negocio deberá estar acompañada por una "adecuada rentabilidad".

Este año la compañía lanzó en la primera mitad del ejercicio su smartphone Galaxy S10 y acaba de estrenar en España el Samsung Galaxy S10 5G, que es compatible con la red 5G NSA de Vodafone. También planea lanzar el 7 agosto sus nuevos Galaxy Note 10 y Note 10 Plus. La firma, que esperaba lanzar el pasado mayo en España su primer móvil flexible, el Galaxy Fold, se vio obligada a retrasarlo a nivel global tras detectarse fallos graves en su pantalla. Samsung aseguró este jueves que lo sacará el próximo septiembre en algunos mercados, pero no especificó si España estaba entre ellos. 

Otro punto favorable para su actual ejercicio es la crisis vivida por Huawei, su más directo rival, tras el veto de EE UU. Una situación que habría permitido ya a Samsung elevar sus ventas de forma importante el pasado mes de junio.

Según ha detallado la compañía surcoreana en las cuentas presentadas, la plantilla media de Samsung en España en 2018 fue de 342 empleados, un 4% más que en el ejercicio anterior. Igualmente, informa que durante el pasado año invirtieron en actividades de I+D 4,3 millones de euros. La compañía pagó en impuestos 6,43 millones de euros, un 20,72% menos que en 2017, cuando abonó 8,1 millones.

A nivel global, el primer fabricante de móviles del mundo obtuvo un beneficio récord de 34.717 millones de euros, un 5,12% más que el año anterior. En este caso, gracias sobre todo a su rentable negocio de semiconductores. La facturación de la compañía en todo el mundo creció un 1,75% hasta los 190.819 millones. 

Normas