Telecos

Orange España reduce sus ingresos un 0,6% en el semestre por la fuerte competencia

La teleco, que facturó 2.624 millones, eleva su ebitda un 2% hasta 787 millones

Una de las sedes de Orange en Francia.
Una de las sedes de Orange en Francia.

Orange España registró unos ingresos de 2.624 millones de euros en el primer semestre, un 0,6% menos que en el mismo periodo del año anterior. En el segundo trimestre, su facturación alcanzó los 1.306 millones, un 1,4% menos. Se trata de la primera caída de ingresos que sufre la compañía en el primer semestre en los últimos cuatro años, y ello se debe a la guerra de precios que vive el sector y al fuerte crecimiento de las ofertas low cost de fibra y móvil en el mercado.

La teleco destaca, no obstante, que gracias a su estrategia comercial multimarca, la apuesta por las redes de nueva generación y los servicios mayoristas, su rentabilidad sigue creciendo. Así, su ebitda después de arrendamientos alcanzó los 787 millones en el semestre, un 2% más que en el mismo periodo del año anterior. El margen de ebitda aumentó ocho décimas, hasta el 30%. 

La convergencia sigue siendo uno de los pilares del negocio de la teleco y representa ya el 84% de los clientes de banda ancha fija. Los servicios convergentes registraron unos ingresos de 1.049 millones en el primer semestre, con una ligera reducción del 1,3% respecto a 2018. En el segundo trimestre, los ingresos convergentes fueron de 518 millones, un 3,6% menos. La operadora achaca estos descensos por el alto nivel de promociones que hay en el mercado.

Orange continúa con su despliegue de fibra propia en España y dispone ya de 14,4 millones de hogares pasados con su red, lo que supone, según la teleco, "la mayor huella de fibra del grupo Orange a nivel mundial y la segunda mayor red de súper banda ancha fija en España y en Europa". A lo largo del último año, la compañía ha ampliado su huella de fibra en 1,7 millones de unidades inmobiliarias.

La operadora invirtió 529 millones de euros que destinó fundamentalmente al desarrollo de las redes de alta velocidad 4G y de fibra óptica.

Por su parte, los ingresos del negocio solo móvil de Orange España bajaron un 4,7% en el semestre y un 7,8% en el trimestre, mientras que las ventas de la unidad de solo fijo crecieron un 3,3% en el semestre y un 4,1% en el trimestre gracias al buen comportamiento del mercado empresarial.

En cuando a los ingresos mayoristas, estos ascendieron a 418 millones de euros en el semestre, un 13,6% más que hace un año, con un crecimiento del 9,8% en el último trimestre, hasta los 208 millones, impulsados por "un sostenido tráfico internacional". Los ingresos minoristas registraron un descenso del 1,6%, hasta los 1.890 millones, mientras que en el segundo trimestre se redujeron un 3,8%, hasta los 936 millones.

Los ingresos por venta de equipos descendieron un 9,8% en los seis primeros meses, después de que la caída del 1,3% en el segundo trimestre mejorara "sustancialmente" el descenso del 17,1% registrado en los tres primeros meses de 2019 gracias a las medidas comerciales adoptadas.

La compañía suma más de 20.492.000 clientes a 30 de junio, de los que más de 16,3 millones son clientes de servicios móviles (un 1,2% más interanual). De ellos, 13,6 millones son clientes de contrato (un 1,9% más) y 2,8 millones de prepago. 

Orange España cuenta ya con 3.068.000 clientes de fibra óptica, un 19,7% más, y 10.826.000 clientes de 4G, un 7,9% más. También la televisión de Orange sigue evolucionando al alza, ya que  Orange TV suma ya 664.000 abonados, un 4% más, que suponen el 16% sobre la base total de clientes de banda ancha de la compañía. 

Normas