Mercados

Agosto llega antes a la Bolsa: el volumen cae un 27% en 2019

La contratación media diaria baja al filo de los 1.900 millones en lo que va de año

BME negociaciones pulsa en la foto

Los bajos volúmenes de negociación son una característica de los mercados en verano, especialmente en el mes de agosto. Sin embargo, este año está siendo una constante. Las subidas de la Bolsa en 2019 se están produciendo con unos volúmenes reducidos, algo que lleva a muchos a dudar de la sostenibilidad de estos ascensos. En la primera mitad del año la negociación de la Bolsa española cayó un 26,3% frente al primer semestre del año pasado. La caída se ha ampliado en julio y en lo que va de 2019 la media diaria de negociación se sitúa en los 1.921 millones, un 27% menos que la media registrada en el mismo periodo de 2018 (2.632 millones).

Los descensos no son una novedad, sino más bien una tendencia que impera desde que en 2010 la contratación de la Bolsa española alcanzara máximos, elevando el volumen medio a los 4.058 millones. Contando 2019 y falta de ver lo que depara el mercado a la vuelta de las vacaciones, la Bolsa española suma cuatro ejercicios de descensos de la negociación media diaria.

Las razones que explican este deterioro son múltiples y de diversa índole. David Galán, director de renta variable en Bolsa General, afirma que el principal factor es “la competencia, algo que afecta además al número de operaciones gestionadas, el número de salidas a Bolsa (cero en lo que llevamos de año) o las ampliaciones de capital”. La entrada de nuevas plataformas, como Bat Chix o Turquoise, está arañando cuota de mercado a BME. A ello se añade el auge de la gestión pasiva y la aversión al riesgo en un escenario marcado por el auge de la volatilidad y las dudas sobre la desaceleración económica, con la guerra comercial de protagonista. “Los fondos de inversión han abandonado las Bolsas ante las últimas turbulencias vistas, especialmente con la guerra comercial, y han decidido buscar abrigo en activos refugio como el oro, en divisas como el yen y especialmente en la renta fija”, explica Aitor Méndez, analista de IG.

A las dudas que existen a nivel global se añade en el caso español la composición de los índices, algo que según Miguel Ángel García, director de inversiones de Diaphanum Valores, les resta atractivo. “Hay muy pocas empresas que sean punteras en sectores de crecimiento como el tecnológico. En distribución sí destaca Inditex y en el farmacéutico Grifols. Pero el resto de grandes empresas son bancos, firmas de telecomunicación, utilities y energía, sectores en los que los crecimientos futuros están muy limitados bien por la madurez o por la legislación”, explica.

Pero las caídas de los volúmenes no son exclusivos del mercado español. Según datos de la Federación Mundial de Bolsas, los principales mercados están viendo cómo este año su volumen cae con fuerza. Sobresale la Bolsa de Nueva York, que en el primer semestre de 2019 movió un 32,5% menos que en el mismo periodo de 2018. “Al llegar a máximos, la gente prefiere esperar un descenso de los mercados, lo que contribuye a frenar el volumen”, afirma el delegado territorial de EFPA España en las Islas Baleares, Enrique Juan de Sentmenat.

La excepción la representa la Bolsa de Shanghái con un alza del volumen del 28,9%. “El número de ahorradores en China está creciendo de forma constante en los últimos años, al igual que el número de millonarios y la clase media. Esto provoca que los ahorradores inviertan en mercados financieros”, sostiene Sentmenat.

La tasa Tobin, amenaza en el aire

El impuesto a las transacciones financieras que planeó el Gobierno de Pedro Sánchez no llegó a salir adelante ante la convocatoria de elecciones anticipadas. “Este gravamen podría ser la puntilla para la Bolsa española. Muchos inversores se irían a otros mercados. Esa medida implantada en Francia o Italia ha hecho caer la negociación”, indica David Galán, de Bolsa General.

El impuesto fue una de las medidas fiscales defendidas por el PSOE, aunque sigue en el aire ante las actuales dificultades para la formación de Gobierno. Aun así, las probabilidades de materializarse serían mayores en un Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos.

Normas
Entra en El País para participar