Air Europa multiplica por nueve el beneficio pese a decrecer en España y Europa

La aerolínea elevó un 9,3% los ingresos en 2018 y ganó 48,8 millones impulsada por los vuelos a América

Avión A330 de la flota de Air Europa.
Avión A330 de la flota de Air Europa.

La batalla de precios entre aerolíneas y el despegue de la filial low cost para cubrir destinos de corto y medio radio, lastraron notablemente los ingresos de Air Europa en el mercado local y europeo en 2018, pese a lo que cerró un buen ejercicio en términos de resultado neto.

La firma del grupo Globalia facturó 414,8 millones por vuelos domésticos, con una caída del 17% respecto a 2017. Esto después de poner un 1,2% más de capacidad (medida en asientos ofertados por kilómetro operado) y aumentar un 1,7% el número de viajeros transportados por kilómetro.

En operaciones hacia el resto de Europa el descenso fue del 1% en ingresos, bajando a 416,5 millones, y repitiéndose la circunstancia de que la empresa había puesto más asientos a la venta que en 2017, en este caso con un alza del 45%, y atendió un 39% más de viajeros por kilómetro operado.

Un 60% de las ventas globales proceden de las operaciones de largo radio

La suma de 830 milllones facturados por vuelos en el entorno europeo (incluida España) es menor en 90 millones a la del ejercicio precedente. En este contexto, fue el salto a América el que sirvió de palanca en las cuentas de 2018.

La empresa que dirige María José Hidalgo mejora un 26% sus ingresos por vuelos al otro lado del Atlántico, obteniendo 1.276 millones. Una cifra que supone el 60% de las ventas del ejercicio.

Air Europa elevó un 9,3% su facturación global, marcando 2.114 millones de euros, lo que incluye 211 millones por billetes vendidos y cuyos vuelos aún no habían sido operados a 31 de diciembre.

Más allá del salto en ingresos, la aerolínea consiguió disparar el beneficio hasta los 48,8 millones, escalando desde los 5,4 millones con que saldó 2017.

En la encarnizada pugna comercial en Europa, la compañía subió a 234.000 horas el uso de 58 aviones, que fue la flota media el año pasado. El incremento fue ligeramente superior al 10% y vino dado principalmente por los Embraer 195 y los ATR de Air Europa Express.

La low cost declaró un beneficio de 2,3 millones, desde los 636.000 euros contabilizados en 2017. Air Europa la trata en sus cuentas como parte vinculada al contar con un contrato de franquicia con Aeronova, sociedad de Globalia reconvertida en Air Europa Express.

12 millones de viajeros

Los 11,83 millones de pasajeros transportados en 2018 marcaron un récord para la empresa, después de una ligera caída en 2017, cuando subió a sus aviones a 10,6 millones de clientes. Las estimaciones para el presente 2019 pasan por situarse por primera vez por encima de los 12 millones.

Entre enero y junio de este año Air Europa ha declarado 6,1 millones de viajeros, lo que supone un auemnto del 14% y arroja un factor de ocupación del 80%. La aerolínea reveló ayer que en la primera mitad del año mantiene un nivel similar de tráfico en el largo radio y crece a doble dígito en destinos europeos, alcanzando alzas del 30% en destinos como Bruselas, Ámsterdam o París. En los vuelos domésticos tambien se apunta ya una mejoría y el tráfico asciende un 18% frente al primer semestre del año anterior.

De vuelta a la cuentas recién depositadas en el registro mercantil, firmadas por Juan José Hidalgo y sus hijos María José, Cristina y Javier, Air Europa cuantifica en un 30% el encarecimiento del combustible de aviación respecto a 2017. El gasto por fuel rozó los 400 millones, desde los poco más de 356 millones de 2017.

Air Europa más que triplicó el volumen de los derivados contratados para ponerse a salvo del riesgo del precio del combustible: los futuros a corto plazo, que cubren entre el 20% y el 50% de los consumos previstos, suben de 203 a 686 millones.

La empresa también elevó considerablemente, de 124 a 170,6 millones, la provisión por mantenimiento de flota. Esta última recoge las revisiones a realizar en los próximos años, según marca la regulación, en los aviones en arrendamiento.

Un gigante sin inversión en I+D

Apuesta por la digitalización. Air Europa, tercera aerolínea española por volumen de tráfico, revela en su informe de gestión que a 31 de diciembre no había realizado actividad alguna de investigación o desarrollo. La empresa sí asegura tener en marcha “proyectos de innovación tecnológica”.

20 aviones B737 MAX por llegar a partir de 2021. La empresa tiene compromisos de compra de flota con Boeing por 5.585 millones de dólares, a precios de catálogo. Los pedidos responden a cinco unidades del B787-9, que irán incorporándose hasta 2022, y otros 20 aviones B737-8 MAX. Estos últimos, actualmente paralizados tras los accidentes en Etiopía e Indonesia, se esperan entre 2021 y 2024.

Normas