Sánchez promete más subidas del salario mínimo y un nuevo Estatuto del Trabajador

Propone un pacto de Estado para facilitar que gobierne la lista más votada

El líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha arrancado su discurso de arranque del debate de investidura haciendo un llamamiento a la “responsabilidad y generosidad” del resto de grupos para facilitar que en las sesiones de esta semana acaben facilitando la formación de un nuevo Ejecutivo con él al frente.

“Lo que voy a hacer en los próximos días”, ha dicho, es “solicitar su confianza, apelar a su responsabilidad, a su generosidad, a la responsabilidad y generosidad de todos para lograr que España tenga Gobierno y no se suma en el bloqueo”, ha dicho.

En estos momentos Sánchez aspira a impulsar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, después de que el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, diera un paso atrás el pasado viernes para tratar de desbloquear la negociación. El acuerdo, en todo caso, está pendiente fundamentalmente de que ambas partes pacten la identidad, y el cargo, de los ministros que Unidas Podemos reclama en el nuevo Ejecutivo. 

Pese a ello, el líder socialista ha arrancado su intervención haciendo un llamamiento al “ala conservadora” del Parlamento, en alusión a PP y Ciudadanos, pidiéndoles que faciliten su investidura y se alejen de la “ultraderecha”, en referencia a Vox.

Acto seguido, en todo caso, Sánchez ha criticado que el acuerdo a tres bandas de estos partidos haya cristalizado la llamada "foto de Colón", donde los líderes de los tres partidos se manifestaron juntos, en forma de pactos de gobierno en distintos ayuntamientos.

A partir de ahí ha propuesto al resto de la Cámara un Pacto de Estado para modificar la regulación de la investidura facilitando que gobierne la fuerza más votada, una idea que Sánchez venía manejando ya en las últimas semanas para prevenir situaciones de bloqueo político como la actual. Este paso supondría modificar el artículo 99 de la Constitución Española.

Seis retos

El candidato a la presidencia del Gobierno ha pasado después a exponer su propuesta programática para la legislatura articulada en torno a una serie de retos. En primer lugar Sánchez ha destacado la necesidad de tomar medidas sobre el empleo para mejorar el bienestar de hombres y mujeres, acabar con la precariedad de empleos con los llamados riders, el hecho de que el 14% de asalariados esté bajo el umbral de pobreza.

Sánchez también ha abogado por lograr un nuevo Pacto de Toledo que permita asegurar el futuro de las pensiones en un entorno de envejecimiento de la población y encarecimiento del sistema de prestaciones públicas.

Otro reto que ha referido es el fiscal, abogando por un debate sobre las nuevas figuras tributarias que deben impulsarse para gravar la nueva economía digital. Sin citar a Netflix, Sánchez ha puesto como ejemplo el hecho de que una plataforma de contenidos digitales como esta haya pagado en España los mismos impuestos que un empleado que cobra 24.000 euros brutos al año.

La tercera cuestión abordada por Sánchez ha sido la lucha contra la “emergencia climática”, con la ambición de impulsar una economía sostenible de forma trasversal en un momento en el que este problema se hace patente con altas temperaturas e incendios descontrolados, por ejemplo.

El cuarto punto citado ha sido la igualdad entre hombres y mujeres, un campo en el que el PSOE no dará ni un solo paso atrás, ha dicho, y una apuesta por el feminismo que defenderá ante quien se oponga, ha advertido entre aplausos en referencia a Vox. La igualdad, ha dicho, permitiría que el PIB español creciera un 15% más.

El quinto reto ha sido el bienestar social, una preocupación que su Gobierno también abordaría de forma trasversal en sus políticas, para evitar la exclusión de los colectivos más vulnerables.

Finalmente, Sánchez ha abogado por formar un Gobierno europeísta que defienda los valores y la diversidad bajo valores comunes que fortalezcan el proyecto comunitario y a cada uno de sus miembros

En respuesta estos retos, Sánchez ha prometido empleo digno en una economía competitiva; un sistema de pensiones sostenibles; una apuesta por la transformación digital; impulsar la transición ecológica; defender el feminismo; luchar por la justicia social y fomentar una España unida y diversa en una Europea diversa y unida.

Más allá, Sánchez ha argumentado que España debe avanzar para dejar atrás sus años más negros, sacando los restos del dictador Francisco Franco del mausoleo del Valle de los Caídos, ha expuesto, reivindicando una de las medidas que ha tratado de poner en marcha en los meses de Gobierno posteriores a la moción de censura. 

En esta línea, Sánchez ha aseverado que si gobierna tratará de impulsar la “segunda gran transformación de España”, tras la Transición, con la educación como pilar maestro, a la que propone dedicar el 5% de la inversión pública mediante un acuerdo para que este axioma no cambie gobierne quien gobierne y en cualquier coyuntura económica.

El candidato ha pasado luego a presumir de logros económicos, subrayando que España va a duplicar este año el crecimiento de la zona euro; ha creado 510.000 empleos en el último año; ha reducido el paro registrado en 150.000 personas mientras el número de afiliados a la Seguridad Social superaba por primera vez los 19,5 millones y a un paso de que el número de parados caída de los tres millones por primera vez desde que estalló la crisis en 2008.

A su vez, bajo su mandato el déficit público ha caído en seis décimas hasta el 2,5% del PIB con que cerró en 2018, con el objetivo de cerrar este ejercicio en el 2% y con la idea de rebajar la deuda pública al 98,5%.

Nuevo Estatuto de los Trabajadores

Pero el candidato a presidente ha aseverado que "no hay que caer en la autocomplacencia" y que su objetivo es crear empleo de calidad y crecimiento sostenible. Sánchez ha recordado que en sus meses de Gobierno ha impulsado un alza del 22% del salario mínimo o la fijación de un registro horario en las empresas si bien ha prometido que este es solo “el principio” de su plan.

En el campo laboral, el candidato plantea una batería de medidas que arrancaría con el diseño de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que blinde los derechos de los trabajadores y regule las nuevas relaciones laborales convirtiendo el contrato fijo en el pilar maestro.

A la vez, derogaría los aspectos más lesivos de la reforma laboral del Gobierno anterior, de 2012, una de las principales exigencias de Unidas Podemos para apoyar la investidura. Sánchez también se propone regular la figura del becario para limitar los periodos de prácticas.

También aboga por un plan de retorno que facilite la vuelta de investigadores y científicos que se fueron al extranjero durante la crisis; por impulsar una regulación de igualdad de género en las empresas; simplificar los subsidios de desempleo; aprobar un nuevo plan director por trabajo digno en un año; avanzar en la protección de los autónomos y modificará en la legislatura el régimen especial para que coticen de acuerdo a sus ingresos; apostar por la economía social; impulsar un pacto social para racionalizar los horarios para compaginar la vida personal y laboral; y abordar un pacto de rentas con agentes sociales para mejorar los ingresos de los españoles en línea con la Carta Social Europea. 

Aunque Sánchez no lo ha matizado hasta después, este acuerdo implica que el salario mínimo se incremente hasta alcanzar el 60% del sueldo medio. En España la cifra podría rondar los 1.100 euros mensuales frente a los 900 euros a los que se ha elevado el SMI desde el pasado 1 de enero. Seguir incrementado el salario mínimo es otra de las reclamaciones troncales de Unidas Podemos, que ya fueron responsables en buena medida del aumento del 22% que se acaba de poner en marcha.

En paralelo, ha solicitado que se abra un debate para estudiar la creación de una propuesta de ingreso mínimo vital, vinculado a la lucha contra la pobreza infantil.

El líder socialista también ha avanzado que su plan pasa por acabar con el déficit de la Seguridad Social en el plazo de seis años optando por buscar nuevos ingresos para el sistema público y por la reinserción laboral de los colectivos más vulnerables. 

Nueva economía digital

Del lado de la transformación digital, Sánchez ha reivindicado las posibilidades de un país con más conexión de fibra óptica que el conjunto de las economías del entorno y ha prometido incrementar la inversión en I+D+i hasta alcanzar la media europea.

Más allá, Sánchez ha anunciado que si forma Gobierno impulsará la creación de “una entidad pública de financiación de la innovación, emprendimiento, transformación digital y transición ecológica”, agrupando las entidades públicas de crédito para desarrollar una transformación transversal del tejido productivo en el ámbito de las nuevas tecnologías y la sostenibilidad medioambiental.

Para proteger a los españoles en este nuevo mundo digital, el PSOE propone regular el testamento digital; luchar contra la desinformación y poner en marcha un plan de ciberseguridad y un oficina de coordinación cibernética entre Policía y Guardia Civil.

Además, Sánchez se compromete a crear en un año módulos de formación digital en la formación profesional, a crear 80 nuevas titulaciones del ámbito digital, incluyendo las del diseño de videojuegos y otras que atraigan el talento joven.

Defensa del Madrid Central

En su intervención sobre la transformación medioambiental, también ha propuesto un plan a seis años de apoyo al sector automoción, de 2019 a 2025 a la vez que ha apostado por restringir la circulación de vehículos contaminantes. “Nadie va a parar Madrid Central”, ha dicho, criticando la intención del nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, de acabar con el sistema de su predecesora, Manuela Carmena, que limitó el tráfico en el centro de la capital española. Sánchez ha precisado que el país debe avanzar en esta línea, no retroceder, pues entre otras cosas se jugaría multas comunitarias. El presidente en funciones también ha defendido la emisión de bonos verdes y la bajada de la factura de la luz para los hogares. 

Para luchar contra la discriminación, Sánchez ha propuesta una Ley de Igualdad entre hombres y mujeres para el ámbito laboral; avanzar en la avanzar en la regulación de los horarios de trabajo; reforzar las medidas contra la violencia machista; reforzar la tipificación penal de la violación; o ampliar la protección del colectivo LGTBI.

Para el líder socialistas, otro de los pilares de la legislatura debe ser la educación, garantizando su gratuidad, y revisando el sistema de ayudas para permitir el acceso a la formación de los hogares más humildes.

Planes de alquiler, infraestructuras y financiación autonómica

Sánchez también considera un problema clave para los jóvenes la falta de acceso a la vivienda para lo que propone una ley estatal y tomar medidas para frenar las subidas abusivas de los alquileres y garantizar un parque de vivienda con precios asequibles.

La propuesta socialista también pasa por ampliar los servicios de la sanidad pública, por ejemplo permitiendo la asistencia en salud bucodental, y por acabar con el copago farmacéutico.

El candidato también ha propuesto al Parlamento la firma de un Pacto de Estado sobre Infraestructuras y Transportes que garantice el cumplimento de los planes ferroviarios en ejecución; que estudie “conexiones largamente demoradas como las de Cantabria y Extremadura” y determine las infraestructuras necesarias en los corredores del Mediterráneo y el Atlántico.

Sánchez también ha abogado por abordar una reforma del sistema de financiación autonómica que garantice la “suficiencia y solidaridad” del sistema y una apuesta por la España vacía cuyos servicios han sido menoscabados en la crisis, para lo que propone crear 2.500 nuevas plazas de Policía Nacional y 2.200 de la Guardia Civil para proteger a sus vecinos.

En el último tramo de su discurso, Sánchez ha ofrecido a Unidas Podemos otra de las reclamaciones que viene haciendo prometiendo la derogación de la llamada Ley Mordaza, y, en otro ámbito, ha avanzado que también busca regular la muerte digna. 

Sánchez ha concluido su intervención haciendo un llamamiento a Podemos para facilitar la investidura aunque su pacto de Gobierno no esté culminado. “Nos une la promesa de la izquierda, un progreso económicamente sostenible y la redistribución” de la riqueza, ha dicho, “o dicho de otra forma, una sociedad de hombres y mujeres iguales en armonía con la naturaleza”.

A la bancada socialista, el candidato les ha dicho que comprende que no compartan su proyecto pero les ha advertido que eso ya lo decidieron los españoles en los comicios del 28 de abril y que ahora lo que les pide no es su apoyo, sino que “retiren las barreras”. “Permitan que España tenga Gobierno, les exijo que España avance”, ha culminado diciendo.

Normas