Inversión

De bancos a helados: así es la cartera de Warren Buffett

El magnate empresarial más idolatrado hasta la fecha tiene participaciones en gigantes como Apple, Coca-Cola, Bank of America o Kraft Heinz

De bancos a helados: así es la cartera de Warren Buffett

Warren Buffett, el tercer hombre más rico del mundo según la revista Forbes, es considerado por algunos como el mejor inversor de todos los tiempos. Conocido como el Oráculo de Omaha por su buen olfato a la hora de hacerse con participaciones en los mejores negocios, este multimillonario es el director ejecutivo de Berkshire Hathaway.

Aunque en sus orígenes fue una fábrica textil, este holding es a día de hoy dueño parcial o total de 60 de las más conocidas empresas americanas de seguros, energía, alimentación o industria ferroviaria, como Apple, Coca-Cola, Bank of America o Kraft Heinz.

Entre las pasiones de este self-made man se encuentran la lectura, jugar al bridge y la filantropía. En 2006, Buffett se comprometió a donar casi todas sus acciones de Berkshire Hathaway a la beneficencia y así lo ha hecho desde entonces, alcanzando más de 34.000 millones de dólares. La última donación, de principios de este mes, han sido 3.600 millones de dólares destinados a su propia fundación y a la creada por el matrimonio Gates.

La historia de este gurú de las inversiones se remonta a 1942, cuando con solo 11 años gastó los 114,75 dólares que llevaba ahorrados desde primaria en títulos de la empresa petrolera Cities Service. 77 años más tarde, ha acumulado un patrimonio total de 82.500 millones de dólares (73.126 millones de euros), según el último ranking de Forbes.

Cada febrero el magnate le escribe a los inversores de su holding una carta que estos esperan como cualquier cinéfilo los Óscar. Entre sus líneas intercala valiosas lecciones de vida con datos acerca de cómo le ha ido el año a su holding.

Además de ser el autor de muchas de las frases motivadoras que todo aspirante a emprendedor comparte en su Facebook, este octogenario consigue movilizar cada primavera a más de 40.000 adeptos de las inversiones que peregrinan, como si de La Meca se tratase, a la conferencia de Berkshire Hathaway que tiene lugar en Omaha (Nebraska), el Woodstock de los capitalistas, donde se avanza el informe de resultados trimestrales de la compañía. En su última edición, celebrada el pasado mayo, se ha sabido que Berkshire se ha anotado unos beneficios de 21.661 millones de dólares (19.303 millones de euros) en el primer trimestre de 2019.

No obstante, el plato fuerte de la última convención fue la exclusiva de que la compañía se terminaba de afianzar en el mundo tecnológico subiéndose al barco de Amazon. Buffett, que se ha resistido en los últimos años a apostar por los gigantes tecnológicos estadounidenses, reconoció incluso que había sido "un idiota" por no haber comprado acciones de Amazon antes.

Ver el bosque

En su última carta a inversores, Buffett desvela que el secreto del éxito de Berkshire Hathaway, que gestiona mano a mano con el vicepresidente Charlie Munger –un veterano de la inversión de 95 años–, se encuentra en "concentrarse en el bosque y olvidarse de los árboles".

La joya de la corona del holding reside en la cartera de docenas de negocios cuyo control no excede el 80% y alberga desde helados, como los de la famosa cadena de comida rápida Dairy Queen, hasta locomotoras. No obstante, sus dos grandes secuoyas son BNFS y Berkshire Hathaway Energy, empresas ferroviarias y energéticas, respectivamente, que juntas ganaron 9.300 millones de dólares en 2018.

A finales del primer trimestre de 2019, en el negocio del ferrocarril, los beneficios fueron de 1.253 millones de dólares, presentando un crecimiento del 9,4%. Por otro lado, los del sector energético y de servicios públicos llegaron a los 605 millones de dólares con una subida del 3,4%

La segunda arboleda más importante de Berk­shire es la cartera de grandes empresas cotizadas de las que tiene un control menor del 20%. American Express, el emporio tecnológico Apple, Bank of America o Coca-Cola son algunas de las multinacionales cuya participación ha hecho ganar al holding de Buffett 3.800 millones de dólares en dividendos el pasado año.

Las inversiones en el sector de manufacturas, servicios y venta al por menor llegaron en los tres primeros meses de 2019 a los 2.200 millones de dólares. Destaca el caso de Kraft Heinz, fusión entre la compañía Kraft Foods (Philadelphia, Oscar Mayer...) y el líder de las salsas Heinz. Su participación en la compañía en 2018 era del 26,7%.

Inversión en España

La última aventura en la que se ha embarcado ­Buffett tiene que ver con España. Justo el pasado lunes se anunciaba la alianza entre su filial inmobiliariaBerkshire Hathaway HomeServices y la empresa española Larvia, consultora del grupo Petrus, para lanzarse al negocio de la vivienda residencial de lujo, primero en Madrid y Barcelona, y más tarde en otros mercados estratégicos españoles. Surge la duda de si, como ha reconocido en el caso de Amazon, el veterano inversor puede haber llegado tarde al mercado inmobiliario español y haberse perdido la mejor parte.

Normas