Inversión

Los españoles piden una rentabilidad del 12% para este año

El 62% está dispuesto a pagar una prima para combatir la volatilidad

Sala principal de la Bolsa de Madrid.
Sala principal de la Bolsa de Madrid. EFE

Los inversores españoles son demasiado exigentes o demasiado optimistas, depende de cómo se quiera ver. En un entorno marcado por la volatilidad, la incertidumbre económica y las tensiones comerciales, las inversiones rentables son escasas. Pero esto no merma las esperanzas ni las exigencias. La encuesta global de la gestora Natixis señala que los inversores españoles prevén para este año unos retornos por encima de la inflación del 11,5%, superior al promedio global (10,7%) y mayor que la de los inversores alemanes (8,5%), franceses (8,9%), ingleses (9,4%) o italianos (8,8%).

A largo plazo la diferencia es mayor. Los inversores españoles exigen una rentabilidad del 13,3%, niveles comparables a los de México (13,5%) o Tailandia (14%).

Ahora que la volatilidad se está extendiendo poco a poco a todos los activos, combatirla es una de la prioridades. Del informe se extrae la conclusión de que el 62% de los inversores españoles está dispuesto a pagar una prima por gestión activa para hacer frente la volatilidad y reducir su impacto. De nuevo, los españoles se sitúan a la cabeza de su entorno.

La inestabilidad y corrección que se vivió en el cuarto trimestre de 2018 ha llevado a muchos a plantearse seriamente hasta qué punto están diversificadas las carteras. El 72,5% de los inversores españoles busca nuevas estrategias, entre las que se encuentran las alternativas, frente al promedio global que sitúa el porcentaje en el 69%.

Aunque a nivel global la desaceleración económica es percibida como el mayor riesgo financiero, en España –con la economía creciendo por encima de la media de la zona euro–, esta amenaza queda relegada al séptimo puesto (25,3%). En su lugar el principal temor es la volatilidad del mercado (59,3%). Le siguen la geopolítica (45,3%) y los problemas de índole político (33,8%.

A nivel personal la principal preocupación es la de tener que hacer frente a un coste inesperado (40%). Muy de cerca están la fiscalidad (39,4%), el ser capaz de mantener el nivel de vida actual (34,8%), la seguridad laboral (33%) entendida como la capacidad para mantener el puesto, y el no disponer de suficiente dinero para ahorrar (32,7%). Esta última viene a corroborar las advertencias lanzadas en los últimos meses por el Banco de España después de confirmar que la tasa de ahorró alcanzó en 2018 su mínimo histórico.

La necesidad de una educación financiera

Aunque en el informe que elabora la gestora los encuestados creen que es importante que sus inversiones arrojen resultados a largo plazo más que ganancias a corto plazo, la realidad demuestra que la memoria de los inversores funciona a corto. Los expertos resaltan que la educación y el asesoramiento son esenciales.

Normas