Las sidras se hacen un hueco en el súper a la estela del Ladrón de Manzanas

La facturación de la categoría creció un 38% en el último año, según Nielsen

Sidras de las marcas Ladrón de Manzanas (Heineken) y Maeloc (Hijos de Rivera)
Sidras de las marcas Ladrón de Manzanas (Heineken) y Maeloc (Hijos de Rivera)

La sidra es una bebida de enorme tradición en España, y más en concreto en Asturias. Sin ir más lejos, España está entre los cinco países europeos que más litros produce de esta bebida a base de manzana.

Sin embargo, sobre todo fuera del Principado, su consumo ha estado ligado a festividades o a momentos señalados, en lugar de suponer una alternativa habitual a la cerveza o a los refrescos. En Reino Unido, por ejemplo, la sidra representa casi el 19% del mercado total de la cerveza. Allí se desarrolló hace décadas la categoría de las cide, un tipo de sidra gasificada producida para ser consumido de forma recurrente, con sabores y formato más accesibles, y que poco a poco se hace un hueco en España.

Según datos de Nielsen, entre mayo de 2018 y el mismo mes de este año las sidras gasificadas habían aumentado sus ventas un 49,5% respecto a los 12 meses anteriores, alcanzando los 39 millones de euros. Esta cifra representa el 77% del total de la venta de sidra en España, que en su conjunto ha crecido un 38% en el mismo periodo. La natural, la típica asturiana, también ha crecido, pero a menor ritmo, un 8,5%.

“Este mercado se ha reinventado en los dos últimos años”, explica Celia Rodríguez, analista de gran consumo de Nielsen. “Se está desarrollando la categoría de las cider, que es la que ha revolucionado la sidra con la aparición de nuevas marcas desde el verano de 2017”, analiza.
Según Rodríguez, las cider han puesto de moda un mercado de por sí tradicional. “Han dirigido el producto a nuevos consumidores, nuevos momentos de consumo y nuevas formas de beber la sidra, con hielo y limón, como un refresco”.

Este impulso se ha traducido en que, en dos años esta, cateoría ha alcanzado las 56 referencias, y ha pasado de estar en el 30% de las tiendas al 81%, también según datos de Nielsen, con una media de entre dos y tres marcas por cada una.

En ese tiempo Ladrón de Manzanas ha sido una de las apariciones más importantes. El poder de marketing de su fabricante, el grupo Heineken, ha colocado el foco en la categoría, primero en el canal hostelería y luego en los súper. En ella estaban marcas como Maeloc, una filial de Hijos de Rivera, fabricante de Estrella Galicia, que en dos años ha aumentado un 64% su producción; o la donostiarra The Good Cider. También se ha sumado desde hace unos meses Mercadona con Wild Panther, fabricada por su su interproveedor Font Salem, que hace las cervezas Steinburg.

La venta en litros de las sidras gasificadas se había elevado en los 12 meses previos a mayo de este año a 16,6 millones, un 36% más. “Los establecimientos han adoptado a las cider y su oferta ya está disponible para el consumidor en casi todos los lineales”, resume Celia Rodríguez.

Normas