Banca

Ángel Cano, exconsejero delegado del BBVA, se acoge al derecho a no declarar por el caso Villarejo

La Fiscalía Anticorrupción no ha pedido ningún tipo de medida cautelar

Angel Cano
Angel Cano

El exconsejero delegado de BBVA Ángel Cano se ha acogido este jueves a su derecho a no declarar sobre los contratos que durante cerca de 13 años la entidad que presidía Francisco González suscribió con empresas del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo a cambio de cantidades millonarias.

Fuentes jurídicas aseguran que si hubiese alguna prueba comprometida contra el exconsejero delegado el fiscal hubiese pedido medidas cautelares. Estas mismas fuentes esperan que hasta que no se abra la causa del caso Villarejo-BBVA Cano y otros investigados no tengan que volver a declarar, aunque también matizan que "nunca se sabe".

Cano ha puesto en manos de Jones Day, un prestigioso despacho de abogados estadounidense, su defensa. De hecho, hoy le acompañaba su abogado José Bonilla Pella, especializado en delitos económicos.

Cano, investigado por un presunto delito de cohecho, ha acudido a la Audiencia Nacional 10 minutos antes de las diez de la mañana, hora en la que estaba citado, y se ha mostrado "muy tranquilo". A su salida, media hora después, solo ha añadido que no ha aportado documentación alguna al instructor y los fiscales Anticorrupción y ha preferido guardar silencio.

Tampoco ha prestado declaración el miembro hasta 2018 del comité de dirección de la entidad financiera Ricardo Gómez Barredo, citado a la vez que Cano dado que ambos se encontraban fuera del país cuando fueron convocados la primera vez.

Es la misma estrategia que han seguido el resto de altos cargos del BBVA que han pasado hasta ahora ante el juez, que se han venido acogiendo al derecho a no contestar al interrogatorio dado que la causa sigue secreta y no tienen así acceso a las actuaciones.

Sólo uno de los directivos rompió esta línea, y fue para comentar brevemente a preguntas de su abogado que existían contratos con la empresa de Villarejo para localizar morosos pero él personalmente no tenía constancia de que el comisario estuviera detrás. Situó los contratos entre 2010 y 2013.

Precisamente, este jueves Moncloa.com y El Confidencial difunden una batería de audios en los que el exjefe de Seguridad de BBVA Julio Corrochano traslada a Villarejo un encargo cuyo origen atribuye a Francisco González y del que sería conocedor un tal "Ángel", en fechas en que Cano era el número 2 del banco, 2009. Se trataba de conseguir que Martinsa afrontase la deuda que tenía con la entidad, evitando que ocultasen bienes.

En 2004 el encargo fue conseguir que la constructora Sacyr no entrase en el Consejo de Administración del banco y se recurrió para ello a los servicios del comisario, quien este miércoles contaba a fiscales Anticorrupción y juez que además de un trabajo "defensivo" para el banco, estaba acometiendo una labor en defensa de la soberanía económica de España. Desplegó seguimientos a políticos, empresarios y periodistas por aquello.

Normas