Alimentación

Bimbo inyecta 620 millones en su filial española desde 2014 por sus continuas pérdidas

En 2017 tuvo unos números rojos consolidados de 226 millones

Bimbo inyecta 620 millones en su filial española desde 2014 por sus continuas pérdidas

Bakery Iberian Investments, la sociedad con la que la multinacional de panadería y bollería Bimbo opera en España, continúa acumulando pérdidas millonarias a cada nuevo ejercicio. La compañía, que acaba de depositar sus cuentas consolidadas del ejercicio 2017 en el Registro Mercantil, un año y medio después de su cierre, ha revelado una pérdida de 226 millones de euros durante ese año.

Esto supone multiplicar por casi cuatro las pérdidas que ya registró en 2016, de 59 millones, pese a que su facturación se elevó a 932 millones, un 18% más. En su memoria, la compañía habla de unas pérdidas “significativas”, aunque no valora el crecimiento de los números rojos. Las mismas cuentan con una serie de salvedades expresadas por su auditor, Deloitte, correspondientes a la ausencia de información aportada sobre sueldos o dietas, pagos de pensiones o seguros, o posibles créditos concedidos por miembros de su consejo de administración.

Desde que en 2015 el grupo de origen mexicano se hiciese con el negocio de Panrico, sus pérdidas no han dejado de aumentar. Entre 2015 y 2017 ha acumulado números negativos por valor de casi 340 millones de euros, que se elevan a 347 si se incluye el resultado de 2014.
Una deriva que no ha afectado a la situación patrimonial de la compañía gracias, exclusivamente, a las constantes inyecciones de capital que la matriz ha realizado en su filial.

Como refleja en su memoria, durante 2017 Bakery Iberian Investments llevó a cabo 11 ampliaciones de capital, con sus correspondientes primas de emisión, a las que su matriz, a través de sociedades en México y Holanda, acudió aportando 165 millones. La filial española incluye, en el apartado de hechos posteriores al cierre, las operaciones acometidas en 2018: cuatro, una por trimestre, por 116 millones.

Estos movimientos se han convertido en una constante. En 2016 realizó otras cuatro ampliaciones, con las que se inyectaron 257 millones. En 2015 otras dos y en 2014, una. Entre ese año y 2018, Bakery Iberian Investments ha realizado 22 ampliaciones de capital, con las que su matriz le ha insuflado óxigeno por una cantidad de 620 millones de euros. Este diario ha intentado ponerse en contacto con representantes de Bimbo en España, sin obtener respuesta.

Entre las causas que explican el deterioro de los resultados de 2017, se encuentran un impacto negativo de 44,5 millones que la empresa registra por la “pérdida de control” de su negocio en Venezuela.

A esto se suman unos gastos de 46,9 millones por el proceso de integración de Donuts-Panrico, que adquirió en 2016. De esa cantidad la mitad, 23 millones, corresponden a indemnizaciones, y 15,7 a servicios de asesoramiento en la operación. Además, refleja deterioros por otros 10 millones de euros. Entre estos tres factores suman 101 millones, la mayor parte de los 187 millones de pérdidas de explotación que tuvo en aquel ejercicio.

La pesada digestión de los Donuts

Bimbo Iberia. Bakery Iberian Investments, también Bimbo Iberia, incluye en su perímetro de consolidación un total de 22 sociedades, siete de ellas radicadas en España. La que generó un mayor nivel de pérdidas fue Bakery Donuts Iberia, la sociedad bajo la que se desarrolla la actividad de la antigua Panrico, que Bimbo adquirió en 2015 por un valor cercano a los 200 millones de euros. Esta acumula 928,2 millones de euros en resultados negativos de ejercicios anteriores, y a cierre de 2017 contaba con unas reservas negativas de casi 34 millones.

Normas