La procura premia a Manuel Marchena y a Victoria Ortega

El magistrado fue galardonado con la Balanza de Oro y la presidenta de la Abogacía con el premio a La Convivencia y Tolerancia

La procura premia a Manuel Marchena y a Victoria Ortega

El magistrado y presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, recibió ayer la distinción Balanza de Oro otorgada cada año por el Ilustre Colegio de Procuradores de Madrid (ICPM). Victoria Ortega, presidenta del Consejo General de la Abogacía (CGAE) fue galardonada a su vez con el premio a 'La Convivencia y Tolerancia' entregado por el Consejo General de Procuradores (CGPE), en una emotiva noche que ya se ha consolidado como el evento jurídico del verano.

La tradicional fiesta institucional de la procura, en honor de su patrona, la Virgen de La Asunción, volvió a reunir un año más en La Casa de Mónico (Pozuelo de Alarcón) a las más altas personalidades del sector jurídico, así como representantes del mundo empresarial y de la política. Al evento acudieron más de cuatrocientos invitados y una veintena de medios de comunicación.

La Junta de Gobierno de los procuradores madrileños decidió unánimemente conceder este año su 'Balanza de Oro' a Manuel Marchena, uno de los siete magistrados del juicio a los líderes independentistas catalanes, "por su extraordinaria contribución al mundo de la judicatura, por su gran implicación con todos los operadores jurídicos, y en concreto con la procura". Un premio muy aplaudido por todos los presentes.

Gabriel de Diego, decano del ICPM, destacó "su altísima cualificación profesional, dotes de humanidad, sensibilidad con los problemas sociales y brillantez en sus resoluciones”. De Diego finalizó su discurso deseando al magistrado que “esta Balanza de Oro que hoy recibes sirva para reconocer todo lo que has dado a la Justicia y a nuestra sociedad”.

Marchena agradeció con afecto el premio recibido. Parafraseando a Serrat, dijo "entre la procura y yo hay algo especial". En su discurso recordó un consejo que recibió al comenzar su carrera profesional (ejerció un año la abogacía) “una de las mejores decisiones que puede tomar un abogado es elegir a su procurador. Te puede condicionar tu trabajo.” El magistrado finalizó su intervención agradeciendo a su familia y a todos sus compañeros, de los que dijo aprender día a día. Por último, abogó por que los procuradores tengan mayor presencia en la elaboración de textos legales, porque, explicó, aportan una valiosa visión pragmática que puede evitar muchos problemas posteriores.

Integración y diálogo

Por su parte, el Consejo General de Procuradores (CGPE) entregó su premio a La Convivencia y a la Tolerancia a la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Victoria Ortega; en reconocimiento de su labor de "integración, diálogo" y apoyo a la figura del procurador al frente de la institución. El galardón reconoce "la labor de aquellas personas o instituciones que ha destacado en la defensa de estos dos valores esenciales" y, en el caso de Ortega, se concedió además porque "ha impulsado la acción social de una abogacía libre e independiente, entendida como pieza esencial de la defensa de los derechos y el acceso a la justicia de todos los ciudadanos, sin distinción de ninguna clase".

El presidente de los procuradores, Juan Carlos Estévez, destacó de la figura de Ortega su capacidad de conseguir las cosas más difíciles con habilidad y dulzura. "Es una mujer que inspira paz y confianza", dijo Estévez, que añadió que es un ejemplo de convivencia y tolerancia. Destacó su impulso a la acción social de la abogacía, una pieza esencial de la defensa de los derechos de los ciudadanos. Durante su intervención volvió a reclamar el "ansiado pacto de Estado para la Justicia".

Victoria Ortega agradeció el reconocimiento, del que dijo "no puede hacerme más ilusión". Ortega estaba feliz de compartir los premios de la "gran fiesta de la Justicia" con Manuel Marchena, del que se deshizo en elogios. Es un "referente para mí", manifestó. También tuvo palabras de agradecimiento para los procuradores, y elogió la labor de Estévez al frente del consejo, al que confesó admirar. Procuradores y abogados, señaló, "somos compañeros infatigables de la administración de justicia, y debemos ir de la mano". Apostó por que pronto haya avances significativos en temas como la sostenibilidad del planeta y la igualdad entre hombres y mujeres. “La sociedad no está dispuesta a esperar cien años más para que la igualdad sea una realidad”, terminó diciendo en su discurso.

Cerró el acto Carlos Lesmes, presidente en funciones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo. Concluyó afirmando que “la procura es el vínculo entre el ciudadano y la justicia" y destacando la función de la procura en su modernización y agilización.

Normas