Los inversores salen en masa de H2O: 3.000 millones de retiradas de fondos

La filial de Natixis está sufriendo por los problemas de iliquidez y fallos de gobernanza

Bruno Crastes, fundador y consejero delegado de H2O.
Bruno Crastes, fundador y consejero delegado de H2O.

La gestora de fondos H2O, filial de grupo francés Natixis, está sufriendo un episodio de retiradas masivas de dinero. Los clientes están reembolsando sus inversiones después de que se hicieran públicos algunos problemas de iliquidez en ciertos activos y de fallos en el gobierno corporativo. En tres días han salido cerca de 3.000 millones de euros, lo que supone casi el 10% del total de activos que gestionaba la firma.

Hay seis fondos de inversion especialmente afectados (Adagio, Allegro, Moderato, Multibonds, Multistrategies y Vivace). El principal problema es que el fundador de H2O y consejero delegado, Bruno Crastes, habría invertido parte del patrimonio de estos vehículos en bonos sin calificación crediticia emitidos por compañías ligadas al polémico inversor alemán Lars Windhorst.

Tanto en Natixis como Bruno Crastes han tratado de contener la salida de fondos, aunque de momento con poco éxito. Ayer, la gestora H2O anunció que había vendido con descuento los bonos de la polémica, lo que había supuesto un impacto de hasta el 7% en el valor liquidativo de alguno de sus fondos. H2O ingresó 300 millones de euros. Crastes aseguró en una entrevista que se había magnificado la supuesta iliquidez de esos activos.

Los problemas para H2O comenzaron hace un mes, cuando la consultora de fondos de inversión, Morningstar, empezó a cuestionar la operativa de la firma. Después de una investigación retiró la calificación de “gestora de bronce”, que había concedido a H2O y suspendió la valoración que tenía en alguno de sus fondos.

Crastes fundó H2O hace nueve años, despues de una exitosa carrera como gestor de fondos. La firma, con sede en el barrio más exclusivo de Londres, había alcanzado los 30.000 millones de euros de activos bajo gestión. Las rentabilidades de sus fondos eran espectaculares: retornos de más del 30% anual en los últimos tres ejercicios, invirtiendo en el difícil mercado de la renta fija (que ahora paga rentabilidades bajísimas). Su estilo de inversión es más similar al que utilizan los hedge funds, que utilizan derivados financieros y se apalancan para lograr mayores rendimientos. 

 

 

 

Normas