Distribución

Fridman y los acreedores cierran la financiación para dar la vuelta a Dia

El magnate ruso inyecta ya 690 millones a través de dos créditos. La banca solo presta 71 millones, a un interés del 5,5%

Stephan Ducharme, presidente del consejo de administración de Dia.
Stephan Ducharme, presidente del consejo de administración de Dia.

Dia ya cuenta con el oxígeno financiero necesario para iniciar una nueva etapa. La compañía, su principal accionista —el fondo Letterone, controlado por el magnate ruso Mijail Fridman— y las entidades financieras acreedoras han cerrado el acuerdo de refinanciación del grupo de supermercados, que le da el efectivo necesario antes de ampliar capital, cierra la refinanciación pactada en mayo y obtiene liquidez y líneas de pago a proveedores para garantizar que la compañía pueda abrir la puerta de sus supermercados cada día.

Fridman asumirá el grueso del nuevo capital —que puede superar los 800 millones— con el que salvará Dia y dará el prometido giro estratégico a la cadena de supermercados. El fondo controlado por el magnate ruso se ha comprometido a inyectar ya 690 millones a través de dos préstamos. El primero, por 490 millones, es un préstamo participativo que espera convertir durante la prometida ampliación de capital y que funciona como una especie de adelanto de esta. El otro, de 200 millones, también lo adelanta Fridman, aunque lo intentará colocar entre nuevos acreedores. Este crédito tiene un vencimiento en tres años y paga un 7%.

Finalmente, los actuales 10 bancos que conforman el sindicato —Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Société Générale, BNP Paribas, Barclays, ING, Bank of Tokyo Mitsubishi y Deutsche Bank— le otorgan líneas de pago a proveedores (confirming) por 71 millones, que podrán ser ampliados por hasta 80 millones, y por los que la compañía pagará un 5,5%.

El acuerdo llega después de que el 15 de junio se cumpliese el plazo dado por todas las partes para cerrar el acuerdo. Sin embargo, las negociaciones han continuado hasta ayer mismo para buscar un acuerdo tras dos prórrogas. Como publicó CincoDías, el principal punto de fricción era el tipo de interés. Los hedge funds, que entraron en la lista de acreedores después de que JP Morgan y Commerzbank vendieran su posición en la compañía y por el momento se mantienen al margen de la nueva financiación, exigían rentabilidades en el entorno del 10%, mientras Letterone ofrecía un 5%.

Por lo demás, la compañía, los actuales acreedores y Fridman renuevan el preacuerdo que firmaron el 20 de mayo, en el día en que la cadena de supermercados entraba en preconcurso de acreedores. Postergan el vencimiento de la deuda vigente de 900 millones hasta 2023 y Fridman obtiene un calendario de repagos despejado hasta 2021. No deberá invertir ni un euro de la ampliación de capital ni de la venta de Clarel y Max Descuento en amortizar deuda, dos de los principales caballos de batalla en las negociaciones con los bancos. Se compromete a otorgar garantías adicionales y obtiene autorización recabar hasta 400 millones para refinanciar los 300 millones en bonos que vencen en 2021, si bien matiza que en ningún caso está obligado a ello.

El pacto con los bancos allana también la capitalización de la compañía. En el acuerdo de mayo Letterone se había comprometido a inyectar antes del 19 de julio el dinero suficiente para que la compañía abandonase la causa de disolución y atendiese al vencimiento de otros 300 millones bonos, que expiraban precisamente tres días después. Letterone se había comprometido a asegurar una ampliación de capital por 500 millones, siempre que triunfase la opa y obtuviese el sí de la banca. Pero ahora reconoce que esos 500 millones no son suficientes e insta a convocar una nueva junta de accionistas donde se amplíe el importe de la ampliación en 100 millones. Por el momento, Fridman podrá entonces capitalizar el crédito participativo por 490 millones que ahora inyecta. En principio, los 110 millones restantes dejan la puerta abierta a que los accionistas minoritarios y otros posibles socios aporten capital y se sumen al nuevo viaje de Dia.

Normas