Libra, ¿tendrá éxito la moneda de Facebook?

El blanqueo de capitales, aunque no se permitirá el anonimato, y la posible falta de liquidez son algunos de los riesgos

Libra, ¿tendrá éxito la moneda de Facebook?
REUTERS

El anuncio del nacimiento de libra ha encendido las alarmas entre los supervisores de todo el mundo. Para que la nueva moneda virtual creada por Facebook junto a otras 27 empresas llegue a los usuarios en la primera mitad de 2020, deberá de recibir el visto bueno de las autoridades y, dados los problemas que ha tenido la red social con la gestión de datos, no parece que vaya a ser un camino de rosas.

Ayer, Francia anunció la puesta en marcha de un grupo de trabajo internacional coordinado por Benoît Coeuré, miembro del comité ejecutivo del BCE, para estudiar las criptomonedas y presentar sus primeras conclusiones en el G7 de ministros de Finanzas en julio. Ese mismo mes, libra se enfrentará al escrutinio del Comité Bancario del Senado de EE UU, donde ya han surgido solicitudes de paralización del proyecto por parte de algunos de los integrantes de la Cámara, prueba de la desconfianza hacia la iniciativa liderada por Facebook. Varios días después de que saltara la noticia, continúa habiendo preguntas en el aire.

¿Qué es la moneda libra exactamente?

Aunque en un primer momento la primera definición que se podría hacer de libra es la de moneda virtual, no estaría completa, ya que dentro del mundo de estas divisas existen distintos tipos. Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano, puntualiza que libra es exactamente una utility settlement coin, o una moneda que utiliza tecnología blockchain en un registro centralizado. “A diferencia del bitcóin, libra tendrá capacidad de conversión inmediata a divisa tradicional y ha sido impulsada por Facebook para facilitar pagos”, define De la Torre.

¿Qué permitirá hacer?

Al principio, los usuarios de libra podrán usarla para enviar o recibir pagos al instante en todo el mundo, interactuar con las tiendas que acepten la moneda y no tener que disponer de efectivo para usar su dinero. Fuentes de Facebook prometen que a medida que pase el tiempo, se expandirá el rango de usos posibles, apareciendo nuevas funciones “con las que ni siquiera hemos soñado todavía”.

¿Dónde se comprará?

Además de poder comprarse en las casas de cambio que empiecen a aceptar operar con la divisa, aquellas personas que deseen adquirir libras tendrán la oportunidad de hacerlo a través de aplicaciones.

¿Cómo se opera con libra?

El plan es que la red de libra opere de forma independiente desde Suiza, pero los usuarios necesitarán un wallet (monedero virtual que almacena las monedas) para interactuar con ella. Facebook está creando su propio wallet, y estará completamente en manos de Zuckerberg, un movimiento que en opinión de los expertos de ING tiene sentido: “El valor de esta divisa no está en sí misma, sino que los datos de las transacciones son el auténtico cofre del tesoro”.

¿Cuánto valdrá una libra?

Cada libra tendrá un valor de un dólar de EE UU, pero fluctuaría dentro de una “estrecha banda”, según fuentes de Facebook. El número de libras en circulación dependería en todo caso de la demanda que hubiera en cada instante.

¿De qué dependerá su ­cotización?

Con el fin de garantizar la estabilidad del valor de libra, la Asociación Libra impulsará un sistema de reserva que recibirá dinero por dos vías: a través de aportaciones de inversores y gracias a las compras de libras que realicen sus usuarios. Ese dinero se invertirá en una serie de activos de bajo riesgo, como deuda a corto plazo de países estables, depósitos bancarios y monedas tradicionales emitidas por bancos centrales “respetables y reputados”.

¿Qué riesgos tiene libra?

A pesar de que en teoría el valor de libra será estable, los expertos de ING albergan dudas. “Uno de los asuntos que dan que pensar es el riesgo de tipo de cambio al que se enfrentarán los usuarios y su liquidez del mercado secundario en tiempos complicados”, advierten.

Chris Hughes, uno de los cofundadores de Facebook, advierte de que libra “quitará el poder a los bancos centrales” para ponerlo “en las manos equivocadas”.

¿Tendrá futuro?

“Desde un punto de vista tecnológico y financiero, se trata de una innovación emocionante”, sostiene Clement Thibault, analista de Investing.com. “Sin embargo, libra aún no está lista ni es todavía un éxito asegurado ya que el proyecto está en sus primeros días y Facebook tendrá que seguir resolviendo cosas”, prosigue Thibault.

Por su parte, De la Torre considera que aunque libra puede llegar a tener éxito como medio de pago para transferencias, no reemplazará al dinero final.

¿Qué opinan los reguladores?

De la Torre detalla que a los bancos centrales “les ­preocupa el anonimato de las criptodivisas por su posible impacto en el blanqueo”. En el caso de libra, el experto sostiene que “se exigirá la identidad de cada usuario”, lo que podría dificultar el lavado de dinero frente a otras divisas virtuales.

Sebastián Albella, el presidente de la CNMV, calificó a libra como una iniciativa “muy interesante” y urgió a “elaborar una regulación global para evitar riesgos en criptomonedas”.

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, sostuvo el jueves que la criptomoneda de Facebook “deberá cumplir con todas las condiciones regulatorias, tanto de confidencialidad como de blanqueo de capitales”. No obstante, también afirmó que su institución tendría poco que decir en el caso de que solo sea un instrumento creado para facilitar pagos.

Por su parte, Facebook ha presentado el proyecto a la Reserva Federal, que respondió afirmando que tendrá “expectativas altas en seguridad y confidencialidad”. Sin embargo, la cita más importante con los reguladores será la del próximo G7: las naciones más poderosas del planeta deberán de tomar la decisión y sellar el destino de libra.

Normas