Comunicación

Guía para los accionistas de Mediaset que quieran el efectivo

Cobrar los 6,5444 euros por acción implica una ardua tarea de papeleo

Guía para los accionistas de Mediaset que quieran el efectivo

El gigante audiovisual que la familia Berlusconi quiere crear con la absorción de Mediaset España por su matriz italiana tiene una vía de escape para los accionistas disidentes. La empresa detalla en un documento el papeleo que hay que seguir para lograr los 6,5444 euros por título. Un proceso que es cuanto poco, intrincado.

De entrada, todos los socios españoles recibirán 2,33 acciones de la nueva compañía holandesa, Media For Europe (MFE), que integrará a la antigua Telecinco y a Grupo Mediaset. Eso implica una valoración de 6,925 euros por título, tomando como referencia el valor de cierre de ayer de la matriz: 2,972 euros.

La operación, sin embargo, contempla la posibilidad de que los accionistas opositores se vayan con dinero contante y sonante a través del denominado "derecho de separación". Esta opción implica recibir 6,5444 euros, un precio que a día de hoy está por debajo del cierre de Bolsa. Exige un nivel de esfuerzo elevado.

En el informe del consejo de Mediaset España se invoca la ley de sociedades de capital, que recoge ese derecho de separación para "los socios de las sociedades españolas participantes en una fusión transfronteriza intracomunitaria que hubieran votado en contra del acuerdo de una fusión cuya sociedad resultante tenga su domicilio en otro estado miembro".

El procedimiento no es el de una opa, que consiste en decir que sí al intermediario. Es condición indispensable votar en contra de la operación en la junta que Mediaset España celebrará el 4 de septiembre y, una vez la fusión se haya publicado en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME), el accionista deberá solicitar en un mes al depositario en el que tenga los títulos que quiere ejercer su derecho de separación. El depositario ni siquiera ha de ser forzosamente el intermediario a través del que se tienen los títulos, aunque lo lógico es que este haga la labor de mediación necesaria para que el accionista que quiera el efectivo pueda irse.

Los títulos, una vez solicitado el efectivo, quedarán inmovilizados; es más, el documento en el que los accionistas soliciten su derecho separación deberá incluir una instrucción específica para que las acciones se bloqueen. Esto es necesario para que "se entienda [el derecho de separación] válidamente ejercitado".

Santander será el banco que se encargará de liquidar los títulos y tutelar todo el proceso. Así, recibirá las solicitudes de cada uno de los depositarios y contrastará que el accionista votó en contra de la operación en la junta. Los socios recibirán el dinero justo antes de que la operación sea inscrita en el registro mercantil neerlandés, a partir del mes de octubre. Se arriesgan, por tanto, a tener secuestrados sus títulos durante semanas.

Mediaset España explica que antes deben haberse cumplido las condiciones suspensivas de la fusión. Una es precisamente que se opongan como máximo accionistas con un 4,4% de la empresa resultante, como publicó CincoDías el 10 de junio. Existe la posibilidad de que ese porcentaje se amplíe si los actuales accionistas de Mediaset compran los títulos de los socios que se quieren ir. Incluso se abre la puerta a que se busquen terceros inversores o a renunciar a esta exigencia.

Normas