Finanzas

Hernández de Cos alerta de que una caída del precio de la vivienda perjudicaría a la banca

Cos y Torres creen que la fragmentación política puede generar parálisis

El presidente del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.
El presidente del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha alertado a la banca y sobre todo a los actores económicos en general, de que una bajada de los precios de la vivienda tendrían un impacto negativo, “aunque de menor cuantía” que en la anterior crisis , en las entidades de depósito.

La explicación se encuentra en el efecto que tendría esta bajada en la valoración de los activos adjudicados y del impacto indirecto sobre los niveles agregados de consumo y actividad. Esta declaración se produce unos días después de que el Banco de España publicara su informe anual en el que el supervisor se muestra contrario a limitar los precios del alquiler.

El gobernador, que ha inaugurado los cursos organizados por la APIE organizados por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), no considera, no obstante, que el crédito asociados a la actividad inmobiliaria haya aumentado y las nuevas hipotecas se están concediendo con “prudencia””. Sus palabras, de hecho, coinciden con la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, en la que se pretende proteger más al cliente y dar mayor seguridad jurídica a la banca.

El responsable del Banco de España mantiene que la práctica totalidad de los préstamos concedidos a empresas inmobiliarias y constructoras sigue cayendo las tasas superiores al 10%, en parte por la venta de paquetes de préstamos morosos, y es stock de hipotecas a familias está estancado., pese a que el flujo del crédito nuevo está mostrando bastante dinamismo, “pero partiendo de niveles reducidos”.

Eso sí, el Banco de España vuelve a avisar de que la financiación total al sector privado no financiero ha comenzado a aumentar, “pero muy ligeramente”, y su ratio sobre el PIB sigue reduciéndose, pero cada vez a menor ritmo. Explica que solo en algunas carteras concretas, como consumo, se observan avances elevados del crédito, por lo que las entidades “deben reforzar sus criterios de concesión de crédito para lograr que el significativo incremento de la morosidad que se está observando se modere”.

No obstante, la cartera de crédito más relevante “sigue siendo la hipotecaria”, razón por la que el análisis del sector inmobiliario “es crucial” para la estabilidad financiera.

Una desaceleración cíclica, añade el gobernador, no asociada a un excesivo crecimiento previo del crédito, “también puede afectar a la rentabilidad y a los niveles de solvencia de las entidades financieras. En consecuencia, parece adecuada mejorar los niveles de capital de las entidades cuando las circunstancias macroeconómicas son positivas”.

El gobernador, que acaba de cumplir un año en el cargo, ha aprovechado la inauguración del curso, de esta forma, para reincidir en el bajo capital de la banca española comparada con la del resto de Europa. “Debemos internalizar en nuestra toma de decisiones lo que debería constituir una gestión responsable y eficiente de los asuntos privados y públicos: acumular colchones en los tiempos buenos para que puedan ser utilizados en los tiempos difíciles”.

Hernández de Cos ha subrayado que en los dos últimos años la ratio de capital de máxima calidad (CET1) se ha reducido en casi un punto porcentual. “Esto pone de manifiesto que el conjunto de bancos no ha sustituido suficientemente elementos del capital que transitoriamente se consideraban dentro de esta categoría con otros de mayor capacidad para absorber pérdidas”.

Aunque el gobernador ha recalcado que la banca español cumple holgadamente con las exigencias de capital, sí ha vuelto a insistir en que “los bancos españoles mantienen niveles de solvencia reducidos casi con independencia de cuál sea la definición del capital”, por ello insiste en que eleven sus colchones de capital, aunque parece que, de momento, el Banco de España no tiene intención en la próxima revisión a activar el colchón de capital anticíclico. Eso sí, ha vuelto a recordar a la banca una política de dividendo más acorde con su capital y beneficios, aunque ha recordado que el supervisor no tiene capacidad para limitar el dividendo o imponer fusiones bancarias.

El gobernador también ha advertido sobre la fragmentación política actual, algo con lo que también ha coincidido con el presidente de BBVA, Carlos Torres, que también intervino en la inauguración de los cursos de la APIE y la UIMP en Santander.

“La fragmentación parlamentaria fue un fenómeno nuevo hace tres elecciones, y tiene visos de quedarse. Es importante que el país se acostumbre y empiece a gestionarla para que no lleve a una parálisis, y que haya consenso para realizar reformas que todavía la economía necesita”, declaró Hernández de Cos.

Sobre la polémica surgida entre el Banco de España y Economía sobre lo que supone sobre las tasas de empleo la implantación del nuevo salario mínimo interprofesional (SMI) el gobernador cree que es pronto para evaluar su efecto, y no será hasta el próximo año cuando se pueda comprobar su impacto sobre la creación de empleo.

Hernández de Cos, como ya lo hiciera el Banco Central Europeo o el propio Banco de España en artículo la semana pasada, considera que unos bajos tipos de interés, incluso en negativo, reactivan la economía y el crédito, razón por la que también tendrá que ser una medida positiva para la banca, ya que consiguen incrementar la concesión de crédito gracias a una mejora de la economía.

Normas