MásMóvil cierra el círculo bursátil y entra en el Ibex 35

Primera empresa que recorre el camino del MAB al selectivo índice

Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.
Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.

El Comité Asesor Técnico de los Índices Ibex ha aprobado hoy la entrada de MásMóvil en el Ibex 35, en sustitución de Técnicas Reunidas. El cambio se hará efectivo a partir del próximo día 24 de junio.

Con la entrada en el Ibex 35, MásMóvil cierra un círculo inédito en España. Y es que nació como startup, posteriormente pasó al MAB (de la mano de Ibercom, con la que se fusionó hace más de cinco años), dio un salto de calidad en el verano de 2017 al empezar a cotizar en el Mercado Continuo y ahora pasa al selectivo índice.

En una reciente entrevista con Cinco Días, su consejero delegado, Meinrad Spenger, aseguró que MásMóvil está ya en una fase de madurez y solidez como compañía que justificaría perfectamente la entrada en el Ibex 35.

De igual forma, el sector de las telecomunicaciones gana relevancia en el Ibex 35, del que ya van a formar parte operadoras como Telefónica y MásMóvil, junto con Cellnex, en este caso un gestor de infraestructuras de telecos independiente.

Lo cierto es que la trayectoria en el mercado del grupo es casi demoledora. En los últimos cinco años, las acciones se han revalorizado más de un 400%. En la sesión de hoy, las acciones han subido un 1,46% hasta hasta 20,8 euros, que otorgan a la empresa una capitalización bursátil de 2.739 millones de euros. Antes de esta reorganización, MásMóvil ya superaba en capitalización bursátil a siete integrantes del Ibex 35: Acerinox, Meliá, Mediaset, Ence, Indra, Viscofán y Técnicas Reunidas.

En los últimos años, la compañía ha atraído a las principales gestoras mundiales como Fidelity, Vanguard, Blackrock, Norges Bank o Invesco, entre otras; junto a grandes filiales españolas como Ybarra Careaga, Domínguez (dueños de Mayoral) o Del Pino.

La operadora, además, ha mantenido una intensa actividad financiera desde 2016, con las históricas adquisiciones de Yoigo y Pepephone (que se unían a una larga lista de compras en distintos segmentos), que supusieron una transformación total de la teleco, para convertirse en el cuarto operador en España. Solo ese año movilizó más de 800 millones de euros, incluyendo una ampliación de capital.

En los últimos tiempos, en noviembre pasado, la compañía amplió capital en 360 millones de euros, con el objetivo de captar recursos para financiar la recompra del bono convertible que estaba en manos de ACS.

Posteriormente, a principios de abril puso en marcha un agresivo plan de reestructuración de la deuda, dentro del marco de la compra del convertible que estaba en manos de Providence, en una transacción que en su conjunto superaba los 1.770 millones de euros.

En términos de negocio, el crecimiento de MásMóvil ha sido imparable, presionando con fuerza a sus competidores, Telefónica, Orange y Vodafone. Desde 2016, ha duplicado su base clientes, y ya supera los ocho millones, de los que más de un millón sus usuarios de banda ancha fija (en su mayoría de fibra).

Normas