Bolsa

Los grandes índices de EE UU y Europa baten a los de los valores pequeños y medianos

El Ibex Medium Cap sube un 4% frente al 8,6% del Ibex 35

Ibex pulsa en la foto

Una de las grandes apuestas de los gestores de Bolsa en los últimos años han sido las empresas de pequeña y mediana capitalización. Sus estrategias se centraban en las cotizadas que están fuera de los grandes índices. Esta fórmula, que granjeó importantes retornos en el pasado, empieza a mostrar sus fisuras en 2019. El comportamiento dispar del Ibex 35 y los índices de menor capitalización recogen esta tendencia. Si bien el selectivo de referencia y el Ibex Small Cap registran ascensos muy próximos (del 8,7% y el 10%, respectivamente), el Medium Cap está más rezagado y limita las subidas anuales al 3,7%.

Esta tendencia no es exclusiva de la Bolsa española. En Europa, por ejemplo, el Cac 40 (14,3%) bate al Cac Small Cap (11,6%) mientras que en EE UU el Russell 2.000 se anota un 12,2% frente al 15% del S&P 500.

Alfonso de Gregorio, jefe de renta variable de Trea AM, explica que esta divergencia de comportamiento obedece a dos factores. El primero de ellos tiene que ver con la evolución de los fondos que invierten en Bolsa. “De las últimas 65 semanas, en 63 se han producido reembolsos de fondos globales de renta variable”, afirma. La recuperación de dinero por parte de los inversores ha tenido como foco los vehículos que invierten en compañías de menor capitalización. De manera que las ventas, concentradas en valores fuera del Ibex, han pasado factura a la cotización de las firmas que están fuera del índice de referencia.

A los reembolsos, De Gregorio suma el auge de la inversión pasiva. Las subidas registradas en lo que va de año por el Ibex 35, aparte de haber ido acompañadas de un bajo volumen (la media diaria de negociación en 2019 es de 1.912 millones), se han debido en gran medida a la entrada de dinero en los fondos cotizados (ETF) que replican la composición del índice de referencia. En el caso de la Bolsa española, estos vehículos están referenciados al Ibex 35.

Por si el panorama no fuera lo suficientemente complicado, los expertos remarcan que en un escenario en el que los inversores están pendientes del Brexit y de la guerra comercial, la aversión al riesgo les está llevando a apostar por opciones más conservadoras. Esto se refleja en las subidas de la Bolsa que se mueven al son de los bancos centrales. La política de tipos cero del BCE está sirviendo de revulsivo a compañías con un marcado perfil conservador. Es aquí donde las eléctricas, con un peso en el Ibex del 20%, sacan partido de sus elevadas rentabilidades por dividendo.

“El rally del Ibex 35 en 2019 ha venido impulsado por los blue chips y en mayor medida por la evolución de las eléctricas, que han actuado como un sector refugio ante las tensiones geopolíticas”, defiende Silvia Merino, responsable de relación con inversores y clientes institucionales de Gesconsult. A pesar de esta pobre evolución, desde la gestora siguen viendo en el Medium Cap las mejores oportunidades. “Nosotros invertimos en compañías de calidad con preferencia en empresas enfocadas a la generación de caja, con planes de crecimiento creíbles y palancas específicas de mejora. Fuera de lo que son las grandes del Ibex 35 encontramos buenos ejemplos de esto en MásMóvil o CAF”, sostiene.

Aitor Méndez, analista de IG, señala que en el Ibex Small Cap están presentes algunas de las grandes ganadoras de la Bolsa en lo que va de año, como PharmaMar (90%), Oryzon Geonomics (65,8%), OHL (61%) o Grupo Empresarial San José (56,5%), y solo tres cotizadas registran caídas de doble dígito. Por contra, en el Medium Cap el número de firmas que suben con fuerza es mucho más reducido. Estos ascensos se concentran, principalmente, en Faes Farma (37%), Sacyr (25,7%) y Applus (19,4%).

El índice de mediana capitalización ha contado con el freno ejercido por Liberbank (-13,4%) y Unicaja (-29,8%). Al débil comportamiento del sector financiero y las dificultades de las entidades para obtener beneficios en un entorno de tipos cero se incorpora el fracaso de los planes de fusión entre ambas entidades, que ha pasado factura a su cotización. “Los malos números de Prosegur Cash (-16,2%) tampoco ayudan a la evolución del índice”, remarca Méndez.

Normas