Acciona, REE y Alén Space, premios CincoDías a la Innovación

Un proyecto que aplica 'blockchain' a la energía, otro que quiere restaurar la Posidonia marina y otro que desarrolla nanosatélites, premiados en la 12º edición

Una parte de la Posidonia marina.
Una parte de la Posidonia marina. GETTY

Ya son 12 años celebrando la fiesta de la innovación y reconociendo a las empresas y proyectos más punteros. El decano de la prensa económica en España ya tiene ganadores de los Premios CincoDías a la Innovación Empresarial, una cita que, con el patrocinio de Repsol y de CaixaBank, llega a su 12ª edición y recibe cada ejercicio casi un centenar de candidaturas. En esta ocasión, se han presentado más de 90 proyectos en sus tres categorías, de los que han sido seleccionados Acciona, Red Eléctrica de España (REE) y Alén Space. Los premios se entregarán el próximo miércoles 26 de junio en el CaixaForum de Madrid.

En la categoría del proyecto empresarial más innovador en el campo de las nuevas tecnologías, el galardón ha ido a parar a Acciona. La compañía de energías renovables ha desarrollado Greenchain, una plataforma comercial que basándose en la tecnología blockchain permite dar y asegurar la trazabilidad del origen renovable de la producción de energía en sus activos de generación, de una manera segura y confiable a sus clientes.

La interfaz desarrollada por los ingenieros muestra en tiempo real los flujos de energía de cada central de generación (ya sea eólica, hidroeléctrica o solar) y su asignación a cada cliente que pertenece a la plataforma. También es posible ver la carga de energía y la descarga de las baterías instaladas en las centrales de generación, siempre alimentadas con fuentes renovables. Aunque en algunos países hay entidades que regulan la certificación del origen de energía renovable, los usuarios exigen cada vez más un sistema que les permita ver y demostrar este origen en tiempo real. Además de lograr su objetivo, este método destaca por su sencillez y confidencialidad, y es que gracias a la integración con los sistemas de datos, la facilidad de acceso, la escalabilidad y la seguridad, se garantiza la cadena de bloque sin comprometer la privacidad.

Molinos eólicos de Acciona.
Molinos eólicos de Acciona.

En la categoría de la iniciativa empresarial más innovadora en responsabilidad social corporativa (RSC), el jurado ha decidido que el galardón caiga en Red Eléctrica de España, por su proyecto de Bosque Marino. Este lanzamiento, pionero a nivel mundial, tiene el objetivo de restaurar las praderas de Posidonia oceánica en Mallorca. Se trata de una apuesta de futuro para desarrollar una técnica de recuperación de espacios marinos con esta planta acuática, autóctona del Mediterráneo y seriamente dañada en muchas zonas por los residuos, los plásticos o el impacto de las embarcaciones que fondean en las calas.

Más allá de que el proyecto supone la primera replantación de un bosque submarino en el mundo, hay que tener en cuenta que las praderas de Posidonia oceánica son formaciones esenciales para la biodiversidad, tanto por su riqueza en flora y fauna como por su notable influencia en la preservación de los ecosistemas del mar. Tienen, además, una enorme relevancia como almacenes de carbono orgánico: se estima que la cantidad secuestrada por estas praderas puede ser entre 17 y 250 veces superior a la que atrapan los bosques tropicales.

Uno de los nanosatélites desarrollados por la 'spin-off'.
Uno de los nanosatélites desarrollados por la 'spin-off'.

Y de las profundidades del mar a lo más alto del cielo. En la categoría de proyecto más innovador ligado a la universidad la elegida ha sido Alén Space, una spin-off de la Universidad de Vigo enfocada al desarrollo y fabricación de nanosatélites que ofrece soluciones a empresas e instituciones que basan su modelo de negocio en la tecnología espacial. Estos nanosatélites están diseñados para que los clientes puedan acceder a datos o comunicaciones que hasta ahora estaban únicamente al alcance de gobiernos y grandes agencias espaciales, debido a los altos costes derivados de su producción y puesta en marcha. Las pequeñas máquinas de Alén Space, con unos costes hasta 100 veces por debajo de los satélites convencionales, se agrupan en constelaciones que aportan respaldo, redundancia y granularidad a los servicios que habilitan. Y cada uno de ellos se renueva cada dos o cuatro años. Sus aplicaciones son variadas, y si bien la empresa está abierta a las peticiones y necesidades de cada cliente, la especialización es el ámbito de las comunicaciones. Este es un mercado en crecimiento. En 2012, cuando el primero de estos nanosatélites fue lanzado por la empresa, solo había otros 50 en órbita. Se estima que en un periodo de cinco años habrá casi 3.000 más.

Normas