Banca

El 87% de los directivos de la banca española prevé fusiones, según un informe de KPMG

El 69% de los ejecutivos del sector considera positivo el impacto de las fintech en el sistema financiero

Fusiones pulsa en la foto

El sector bancario español se plantea 2019 con más pesimismo que el conjunto de los empresarios españoles, como consecuencia de la considerada ligera desaceleración de la economía que pronostican los principales organismos multilaterales.

El 74% de los directivos del sector financiero encuestados (el informe se ha realizado antes de que el BCE anunciara el jueves el nuevo aplazamiento de una subida de tipos de interés) califica la situación de “regular”, frente al 39% de la media de los empresarios españoles, y el 43% de ellos espera recortar plantilla, frente a solo el 21% del resto que espera tomar esa medida, según el informe Perspectivas España 2019, elaborado por KPMG y CEOE.

La encuesta se realizó entre diciembre y enero pasados y recoge la opinión de 130 directivos de banca en España.

Uno de los datos más destacados que refleja el estudio es que el 87% de los encuestados esperan una nueva ola de fusiones entre bancos españoles, que además tendrá lugar a medio plazo, según la mayoría. Para Francisco Uría, socio responsable del sector financiero de KPMG en España y socio principal de KPMG Abogados, “el sector financiero español continúa afrontando un panorama complejo derivado del retraso de la normalización monetaria y el mantenimiento de tipos de interés bajos, lo que incide en su rentabilidad obligándoles a desarrollar iniciativas de reestructuración y de control de costes”.

En relación con la rentabilidad, los datos del informe reflejan que le preocupa al 66% de los directivos del sector financiero español, frente al 33% que cree que es un reto tan importante como otros. Uno de los métodos que está utilizando el sector bancario para intentar recuperar la rentabilidad perdida en el escenario actual es invertir en sus plataformas digitales, y de ahí que el 86% de los encuestados asegure que su prioridad estratégica es la transformación digital, frente a solo el 55% que lo sostiene la media de los empresarios, lo que da una idea de la importancia que tiene la actividad digital para el sector bancario, sobre todo al hilo de la entrada en este mercado de los nuevos operadores, las denominadas fintech.

Por tipo de tecnologías en las que está invirtiendo el sector destaca sobre todo el Big Data & Analytics, opción prioritaria para el 77% de los directivos, seguida de la Inteligencia Artificial, elegida por el 39%, y en tercer lugar la Robotic Process Automation (RPA), por la que apuestan el 27%. En relación con las fintech, y al contrario de lo que podría parecer, el 69% de los encuestados afirma que tendrá un impacto positivo en el sistema financiero, frente al 16% que cree que será negativo.
Y en cuanto a la relación entre la banca tradicional y estos nuevos operadores, seis de cada 10 cree que será colaborativa frente a un 40% que afirma que serán competencia directa.

La regulación es otra de las grandes preocupaciones que tiene el sector bancario y no solo en España, sino que es común a toda la Unión Europea. En concreto, el 83% considera que es el principal riesgo, seguido del reputacional, que es mencionado por el 60%.

Por tipo de regulación que más les puede influir el 39% señala a Mifid2, seguida de IFRS 9, que preocupa al 23%, y de PSD2, al 23%.

Normas