Pallete presenta a la junta de Telefónica el dividendo y el recorte de deuda, bajo la crisis en Bolsa de las telecos

Defenderá el aumento de ingresos, beneficios y caja

Los accionistas aprobarán un dividendo de 0,40 euros por título

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, y Ángel Vilá, consejero delegado.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, y Ángel Vilá, consejero delegado.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, se enfrenta este viernes a una nueva junta de accionistas de la operadora. Una reunión que siempre es uno de los principales exámenes a su gestión, que a principios de abril cumplió su tercer aniversario. El directivo va a defender los hitos de su gestión, entre los que figuran el crecimiento orgánico de los ingresos, más allá del impacto de las variaciones de los tipos de cambio, por sexto año consecutivo; el aumento del beneficio neto por tercer año consecutivo, así como el incremento en la generación de caja.

Bajo este último parámetro, la compañía ha defendido su estrategia de reducción de deuda por la vía orgánica, ayudada por las ventas de activos no estratégicos, como las filiales en Centroamérica, la aseguradora Antares o distintos centros de datos a ambos lados del Atlántico. Desde junio del 2016 a diciembre de 2018, la deuda ha bajado en 12.000 millones de euros. De incluirse las operaciones anunciadas a principios de 2019, el endeudamiento se situaría en el entorno de los 38.000 millones, la menor cifra en más de una década.

De igual forma, la junta de accionistas va a aprobar el pago de un dividendo de 0,40 euros por acción para este año, que supondrá un desembolso ligeramente superior a los 2.000 millones de euros. El primer pago, de 0,20 euros por título, se abonará el próximo día 20 de junio, y el segundo, por el mismo importe, el 20 de diciembre. Precisamente, una de las primeras decisiones de calado de Pallete tras llegar a la presidencia, fue reducir esta retribución y suspender tanto el scrip dividend como las recompras de acciones, para acelerar el recorte de deuda. En cualquier caso, el directivo defiende que el dividendo actual es atractivo para el accionista y sostenible.

Entre las asignaturas pendientes de la dirección de la compañía figura la evolución del precio de la acción. Las matildes no logran rebotar y cotizan ahora en el entorno de los 7,40 euros, ligeramente por debajo de hace un año. La crisis bursátil no afecta solo a Telefónica, sino también al conjunto del sector de las operadoras de telecomunicaciones, especialmente en Europa, ante un escenario de dura competencia en muchos países, de fuertes inversiones en redes de nueva generación y espectro móvil para el 5G, y de muchas dudas de que haya un cambio regulatorio que pueda permitir un proceso de consolidación.

Desde principios de año, los títulos de la compañía española suben un 0,8%, frente a un bajada del 1,7% del Stoxx Europe 600 Telecommunications. Entre las grandes operadoras del Viejo Continente, Vodafone se deja un 16% desde enero, por un 15% de BT y un 3% de Orange. Las acciones de Deutsche Telekom, por el contrario, avanzan algo más de un 3%.

Frente a esta situación, Pallete ha afirmado en más de una ocasión que ha comprometido parte de su patrimonio en la acción de Telefónica, y ha insistido en que el mercado no reconoce el valor de la compañía.

Transformación

Este viernes, ante la junta, defenderá la transformación de Telefónica, que ha dejado de ser una empresa de servicios de voz a convertirse en una compañía tecnológica. De hecho, más de la mitad de los ingresos proceden ya de la conectividad y de los servicios sobre la misma. Así, los ingresos digitales crecieron un 24% en 2018.

La operadora defiende el esfuerzo realizado en los últimos años, que le ha llevado a acumular una inversión de más de 82.000 millones de euros entre 2012 y 2018. De esta forma, Telefónica contaba a final del pasado año con cerca de 83 millones de unidades inmobiliarias pasadas con fibra óptica o cable, y una cobertura de móvil 4G del 76% en el conjunto de los países en los que tiene operaciones.

Objetivos

Compromiso. Telefónica reiteró los objetivos y el dividendo anunciado para 2019 en la presentación de las cuentas del primer trimestre. Estos pasan por un aumento orgánico del 2% tanto de los ingresos como del beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda), además de situar el ratio de capex frente a ventas en el 15%.

Países. Pallete evaluará ante los accionistas la evolución de los distintos países en los que opera Telefónica. En el primer trimestre del año, España se reforzó como primer del grupo, al elevar los ingresos un 0,3% más; Alemania volvió a crecer, mientras que Reino Unido mantiene un fuerte ritmo de crecimiento. Brasil, mayor país en número de clientes, e Hispanoamérica Sur presentaron avances en términos orgánicos, si bien se vieron penalizados por la depreciación de las monedas locales frente al euro.

Normas