ACS gana una concesión con obras por 300 millones en Texas

Construirá y mantendrá durante 15 años un intercambiador entre las autopistas I2 e I69C

Sede central de ACS en Madrid.
Sede central de ACS en Madrid.

El tándem de constructoras formado por Dragados y Pulice, ambas filiales de ACS, se ha reforzado en Estados Unidos con un nuevo proyecto conjunto, esta vez valorado en 325 millones de dólares (290 millones de euros).

El encargo, otorgado por el Departamento de Transportes de Texas, contempla el diseño, construcción y gestión de un intercambiador en el Condado de Hidalgo (Texas). El grupo español se ha impuesto a dos consorcios liderados por empresas locales: la primera alianza agrupaba a Austin Bridge and Road y Sundt Construction, mientras el segundo equipo estaba formado por Johnson Bros y Anderson Columbia. Con esta nueva adjudicación, ACS sigue sumando calificaciones para optar a obra civil de todo tipo de calado en este mercado principal para la compañía.

La infraestructura, conocida como I2-I69C, enlazará las autopistas I2 e I69C, y precisa la ejecución de un nudo con cuatro ramales de doble carril sobre los ya existentes. El objetivo es evitar los actuales atascos en el área del Valle de Río Grande.

Este nuevo contrato es el noveno que Dragados y Pulice comparten en Estados Unidos. La primera de ellas tiene un 60% del consorcio adjudicatario, por el 40% del capital en manos de la filial local. Y de nuevo aparece Texas como terreno abonado para la construcción española. Al margen de la presencia de ACS, Ferrovial opera con sus divisiones de construcción y operación de autopistas en el Estado sureño.

Normas