Santalucía y Mapfre se alían para crear la mayor funeraria de España

La combinación de las dos operaciones tendrá 400 tanatorios y 60 crematorios

Capilla del tanatorio de Vitoria, propiedad de Albia (grupo Santalucía).
Capilla del tanatorio de Vitoria, propiedad de Albia (grupo Santalucía).

Mapfre, la mayor aseguradora española, ha cerrado hoy una alianza con Santalucía para combinar sus negocios funerarios. El resultado de esta alianza será el mayor grupo del mercado funerario español, con presencia en todo el país. Será uno de los principales actores del mercado europeo, prestando más de 70.000 servicios funerarios al año.

El valor preliminar de los activos aportados a la alianza es de 322,5 millones de euros, pendiente de los ajustes finales que deberán realizarse a la fecha de cierre efectivo de la operación, según han explicado ambas compañías en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Mapfre, a través de su filial Funespaña, poseerá un 25% del capital social y Santalucía el 75% restante, para lo cual se producirá un pago en efectivo entre las partes por la cantidad necesaria para alcanzar el referido canje.

Santalucía, líder en España en seguros de decesos, y Mapfre España aportarán el negocio funerario de sus compañías Albia y Fuenspaña. "Se llevarán a cabo las acciones necesarias para garantizar la estabilidad, continuidad y máxima calidad de los servicios funerarios prestados a todos los clientes", apuntan ambas compañías en un comunicado.

Radiografía del sector

  • Atomizado. En el sector operan unas 1.300 compañías. El 77% factura menos de un millón de euros al año.
  • Volumen de negocio. El conjunto de compañías del sector (desde tanatorios a marmolistas) facturó en 2017 más de 1.500 millones de euros. La cifra se duplica si se tiene en cuenta el gasto en seguro de decesos.
  • Fallecimientos. El año 2017 (último dato disponible) fallecieron en España 423.643 personas, un 3,7% más que el año anterior. El sector espera que la media anual de defunciones ronde las 420.000 personas en los próximos ejercicios.
  • Gastos. De acuerdo con el último estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en España, el coste medio de una defunción es de 3.545 euros, aunque hay mucha variabilidad en función de la localidad del fallecimiento. El 50% de ese importe va a servicios funerarios directos (traslados, tanatorios, tanatopraxia...), otro 18% se corresponde con la cremación o el enterramiento, un 17% son impuestos y el 15% restante se destina a certificados, lápidas, inserción de esquelas...
  • Seguro. El 59% de las defunciones son cubiertas por pólizas de compañías de seguros. Santalucía es líder de este segmento, seguida de Ocaso Seguros. En los últimos años varias compañías generalistas, como Catala Occidente, han entrado en el sector.

Se prevé que esta alianza, pendiente de las aprobaciones necesarias de la CNMC, sea efectiva durante 2019. Contará con la mayor red de tanatorios, crematorios y cementerios de la península y más de 1.650 trabajadores. Dispondrá de más de 60 crematorios, 400 centros funerarios, tanatorios y oficinas de atención al público, 42 cementerios gestionados, y una flota de 750 vehículos.

“Esta es una operación con vocación de estabilidad, crecimiento y desarrollo. El momento era el adecuado y en Mapfre hemos encontrado el socio ideal. Estamos seguros de que esta alianza contribuirá a seguir creando valor para nuestros respectivos clientes", ha explicado Andrés Romero, director general de Santalucía. 

Albia alcanzó un volumen de facturación en 2017 (ultimos datos disponibles) de 128 millones de euros. Con sus 956 empleados, Albia gestiona más de 250 centros funerarios, 122 tanatorios, 34 crematorios y 20 cementerios. Además, tiene una filial en Argentina llamada Funarg.

Funespaña, por su parte, logró en 2017 una cifra de negocio de 108 millones de euros (+3,69%) y un beneficio neto de 5,57 millones de euros. Ese ejercicio, la filial de Mapfre tuvo que salir obligada de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid (EMSFM), en la que controlaba el 49%, tras la decisión del Ayuntamiento liderado por Manuela Carmena de remunicipalizar los servicios. Esto le supuso perder un tercio de su actividad. Funespaña trató de embolsarse 20 millones de euros en concepto de dividendos extraordinarios, pero el Ayuntamiento de Madrid canceló el pago al considerar que esos fondos debían de dirigirse a la rehabilitación de algunos cementerios que estaban en mal estado.

Además, Funespaña se ha visto salpidada por otra polémica. La firma cotizaba en Bolsa y su accionista mayoritario, Mapfre, lanzó una opa de exclusión, para hacerse con el 100%. La CNMV aprobó la operación, en 2012, pero el Supremo sentenció tres años después que el precio que se pagó a los minoristas tuvo que haber sido superior.

La combinación de ambas compañías funerarias tendrá una facturación anual superior a los 240 millones de euros y será líder en muchas provincias. Sin embargo, no tendrá una posición de dominio por lo atomizado del sector.

El grupo Santalucía, líder indiscutible en seguros de decesos, lleva varios ejercicios buscando nuevas líneas de negocio para diversificar sus ingresos. Además de dar el salto internacional con operaciones en Argentina y Portugal, compró el negocio en España del grupo Aviva. Esta operación, además de convertirle en el socio asegurador del grupo Unicaja, le hizo convertirse en un referente en el sector de las inversiones. Su filial Santalucía Asset Management maneja un patrimonio valorado en 4.100 millones de euros (en fondos de inversión y planes de pensiones).

 

Normas